Coronavirus: Autoridad vaticana pide a consagrados testimonio eficaz con obediencia

El prefecto de la Congregación de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, Cardenal Joao Braz de Aviz, envió un mensaje a los consagrados y consagradas del mundo para alentarlos a vivir la obediencia serena y a rezar incesantemente ante la epidemia del coronavirus.

En el texto con fecha 16 de marzo y que también lleva la firma del Arzobispo español José Rodríguez Carballo, secretario del dicasterio, se hace referencia al testimonio que pueden dar los consagrados al mundo ante esta emergencia de salud pública.

“El testimonio más eficaz que podemos dar es, en primer lugar, la obediencia serena y convencida a lo que nos piden los que nos gobiernan, tanto a nivel estatal como eclesial, a todo lo que se dispone para la salvaguardia de nuestra salud, como ciudadanos privados y como comunidades”, indica la misiva.

“¡Autoridades, gobernantes, profesionales de la salud de todos los niveles, voluntarios de Protección civil y Fuerzas armadas, todos aquellos que ofrecen su valioso trabajo por esta calamidad sean objeto de nuestra oración y del ofrecimiento de nuestros sacrificios!”.

“No dejemos de dar la valiosa aportación que cada uno puede dar con una oración continua e incesante”, señala el Cardenal Braz y Mons. Rodríguez.

Tras alentar a la oración incesante y el ofrecimiento a Dios que significa el “gran sacrificio que comporta no participar en la celebración eucarística”, el Cardenal pidió que “aquellos que puedan no dejen de mostrar signos concretos de cercanía a nuestro pueblo, siempre en conformidad con las disposiciones dadas por las autoridades a este propósito”.

Recordando luego que el Papa Francisco rezó el domingo 15 de marzo en la Basílica de Santa María la Mayor en Roma, ante la imagen de la Virgen Salus Populi Romani; y ante el crucifijo que salvó a la ciudad de la peste en el siglo XVI, el Cardenal Braz de Aviz explicó el sentido de estos gestos.

El Papa, indicó el Cardenal, “nos ha querido recordar que los medios a nuestra disposición para erradicar desgracias y calamidades son en nuestros tiempos, tan tecnológicos y avanzados, los mismos que usaron nuestros antepasados. Oración, sacrificio, penitencia, ayuno y caridad: armas poderosas para arrancar del Corazón Eucarístico de Jesús la gracia de una curación total de una enfermedad tan insidiosa”.

“Demos a todos un signo de esperanza y de confianza y, aun viviendo con ansiedad y aprensión estos días, estemos convencidos de que haciendo bien cada uno nuestra parte, ayudamos a la comunidad a salir de la presente hora oscura. Acojamos con entusiasmo la invitación del Papa y encomendémonos ahora con toda nuestra fe a la querida Virgen del Divino Amor”, continuó.

El Purpurado brasileño alentó a rezar “todos los días, por la mañana y por la noche, la oración del Papa. ‘Tú, salvación del pueblo, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba’”.

“Que ella, la querida Madre del cielo, nos ayude a vivir estos días difíciles con tanta esperanza, con una renovada unidad, con verdadero espíritu de obediencia a lo que se nos ordena, con la certeza de llegar a través de esta prueba, a la hora bendita y gloriosa de la resurrección”, concluyó. 

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets