Papa Francisco invita a imitar al buen samaritano y cuidar la vida en todos los casos

El Papa Francisco envió un mensaje de Miércoles de Ceniza a los brasileños, en el marco del lanzamiento anual de la Campaña de Fraternidad de la Conferencia Nacional de los Obispos del Brasil (CNBB), y en que los invita a seguir los pasos del buen samaritano y cuidar la vida.

Este año, la Campaña de la Fraternidad tiene como tema “Fraternidad y vida, regalo y compromiso” y el lema “Él vio y sintió compasión y lo cuidó”.

“Este año, el tema de la Campaña trata precisamente del valor de la vida y nuestra responsabilidad de cuidarla en todos sus casos, porque la vida es un regalo y un compromiso; es un regalo amoroso de Dios, que debemos cuidar continuamente”, afirmó el Papa, enfatizando tres actitudes fundamentales de la parábola del buen samaritano: “ver, sentir compasión y cuidar”.

Finalmente, el Santo Padre pidió la “intercesión de Santa Dulce de los pobres” para que este tiempo de Cuaresma en Brasil sea “un tiempo en el que se fortalezca el valor de la vida, como un regalo y compromiso”.

El siguiente es el mensaje completo del Papa Francisco:

¡Queridos hermanos y hermanas de Brasil!

Comenzamos la Cuaresma, un momento fuerte de oración y conversión en el que nos preparamos para celebrar el gran misterio de la Resurrección del Señor.

Durante cuarenta días, estamos invitados a reflexionar sobre el significado más profundo de la vida, seguros de que solo en Cristo y con Cristo encontramos una respuesta al misterio del sufrimiento y la muerte. No fuimos creados para la muerte, sino para la vida y para la vida plena y eterna (cf. Jn 10, 10).

Me alegra que, durante más de cinco décadas, la Iglesia de Brasil llevara a cabo, durante el período de Cuaresma, la Campaña de la Fraternidad, anunciando la importancia de no separar la conversión del servicio a los hermanos y hermanas, especialmente a los más necesitados. Este año, el tema de la Campaña trata precisamente del valor de la vida y nuestra responsabilidad de cuidarla en todas sus instancias, porque la vida es un regalo y un compromiso; es un regalo amoroso de Dios, que debemos cuidar continuamente. De una manera particular, ante tantos sufrimientos que vemos crecer en todas partes, que provocan “el gemido de la hermana tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo, con un clamor que nos reclama otro rumbo.” (Carta Enc. Laudato Si ', 53), estamos llamados a ser una Iglesia Samaritana (cf. Documento de Aparecida, 26).

Por lo tanto, asegurémonos de que superar la globalización de la indiferencia (cf. Exort. Ap. Evangelii gaudium, 54) solo será posible si estamos dispuestos a imitar al buen samaritano (cf. Lc 10, 25-37). Esta parábola, que nos inspira mucho para vivir mejor el tiempo de Cuaresma, indica tres actitudes fundamentales: ver, sentir compasión y cuidar. Al igual que Dios, que escucha el grito de ayuda de los que sufren (cf. Sal 34, 7), debemos abrir nuestros corazones y nuestras mentes para dejar que el clamor de los hermanos y hermanas necesitados necesiten ser alimentados, vestidos, alojados, visitados (cf. Mt 25, 34-40).

Queridos amigos, la Cuaresma es un momento favorable para que, atentos a la Palabra de Dios que nos llama a la conversión, fortalezcamos nuestra compasión, nos dejemos desafiar por el dolor de quienes sufren y que no encuentran a nadie que los ayude. Es un momento en que la compasión se realiza en solidaridad, en cuidado. "¡Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia" (Mt 5,7)!

A través de la intercesión de Santa Dulce dos Pobres, que tuve la alegría de canonizar en octubre pasado y que fue presentada por los Obispos de Brasil como un modelo para todos los que ven el dolor de los demás, sienten compasión y cuidado, rezo al Dios de la Misericordia para que la Cuaresma y la Campaña de la Fraternidad, inseparablemente vividas, sean para todo Brasil un momento en el que se fortalezca el valor de la vida, como un regalo y un compromiso.

Envío la Bendición Apostólica a todos y cada uno, pidiéndoles que nunca dejen de rezar por mí.

Vaticano, 26 de febrero de 2020

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets