Mujer con síndrome de Down busca cambiar leyes de aborto del Reino Unido

Una mujer británica de 24 años con síndrome de Down lanzó una demanda contra el gobierno del Reino Unido para cambiar las leyes que permiten que bebés con su misma condición sean abortados hasta el momento del nacimiento.

“En este momento en el Reino Unido, los bebés pueden ser abortados hasta el nacimiento si se los considera gravemente discapacitados. Me incluyen en esa definición de ser gravemente discapacitada solo porque tengo un cromosoma extra”, dijo Heidi Crowter a los periodistas esta semana.

“Lo que me dicen es que mi vida no es tan valiosa como otras y no creo que sea correcto. Creo que es francamente discriminación”, expresó.

Crowter, junto con Cheryl Bilsborrow, la madre de un niño de dos años con síndrome de Down, han enviado una carta al secretario de Estado británico y esperan recaudar los 20 mil euros necesarios para litigar el caso.

Bilsborrow dijo que la alentaron a abortar después de que los médicos realizaron la prueba de detección (de síndrome de Down) en su hijo por nacer.

“La enfermera me recordó que podría tener un aborto hasta las 40 semanas si el bebé tuviera Down”, dijo Bilsborrow al Catholic Herald.

“Simplemente le dije: 'Voy a fingir que no escuché eso', pero me hizo sentir muy ansiosa”, comentó.

Los abortos son legales en el Reino Unido por cualquier motivo hasta las 24 semanas, y la mayoría de los aproximadamente 200 mil abortos anuales del país tienen lugar antes de las 13 semanas.

Los abortos después de 24 semanas son legales solo si la vida de una mujer está en peligro, hay una anormalidad fetal clasificada como “grave” o si la mujer corre el riesgo de sufrir lesiones físicas y mentales graves.

Si el bebé tiene una discapacidad, incluido el síndrome de Down, el labio leporino y el pie equinovaro, el aborto es legal hasta el nacimiento. Alrededor de nueve de cada diez mujeres tienen abortos después de recibir un diagnóstico de síndrome de Down, informa el Daily Mail.

La campaña “Don't Screen Us Out” (No nos descartes) en el Reino Unido, durante los últimos cuatro años, concientiza para cambiar las leyes de aborto, buscando enmendar la Ley de Aborto de 1967 para que los abortos por discapacidades no fatales se prohíban en el tercer trimestre, que comienza alrededor de las 28 semanas de embarazo.

Lynn Murray, portavoz del grupo, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que la campaña comenzó en respuesta a la propuesta del Gobierno de una nueva prueba de detección del síndrome de Down que, según el Gobierno, encontraría 102 casos adicionales de síndrome de Down al año.

Dada la alta tasa de aborto de bebés con síndrome de Down en el Reino Unido, la campaña se formó para tratar de lograr que el Gobierno evalúe el impacto que tendría la técnica de prueba prenatal no invasiva, llamada “ADN libre de células”, sobre la comunidad con síndrome de Down. La campaña atrajo la atención de los británicos con preocupaciones similares, dijo.

El grupo está respaldando a Crowter y Bilsborrow en su demanda contra el gobierno.

“El lanzamiento de este caso hace que la gente hable de ello”, dijo, y agregó que la mayoría de las personas ni siquiera se dan cuenta de que el aborto está disponible hasta el nacimiento en el Reino Unido.

“Estamos ansiosos porque las personas con síndrome de Down aboguen por ellas mismos. Y esto es lo que Heidi ha decidido hacer... cree que el aborto después de 24 semanas sugiere que las vidas de personas como ella no tienen el mismo valor que todos”, agregó.

El grupo de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad ha criticado constantemente a los países que prevén el aborto por discapacidad, señala el grupo. En algunos países, como Dinamarca e Islandia, la tasa de abortos en bebés con síndrome de Down es cercana al 100%.

En los Estados Unidos hay numerosos intentos a nivel estatal para prohibir los abortos basados ​​en un diagnóstico de síndrome de Down.

Los legisladores de Missouri aprobaron una ley durante 2019 que, además de prohibir todos los abortos después de ocho semanas, prohíbe los abortos “selectivos” después de un diagnóstico médico o discapacidad, como el síndrome de Down, o según la raza o el sexo del bebé. Actualmente está bloqueado en los tribunales en medio de una demanda legal.

Los legisladores de Ohio intentaron en 2017 aprobar una prohibición de los abortos de personas con síndrome de Down, pero un juez federal en 2019 bloqueó la entrada en vigor de la legislación.

Arkansas, Indiana, Kentucky, Dakota del Norte y Utah han considerado o aprobado prohibiciones similares.

A nivel federal, la Ley de Prohibición del Aborto por el Síndrome de Down se introdujo en el Congreso, pero aún no se ha debatido. La ley propuesta prohibiría a los médicos “realizar a sabiendas un aborto buscado porque el bebé tiene o puede tener síndrome de Down”.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets