2020

La abstinencia es un gesto penitencial en el que los fieles se privan o abstienen voluntariamente de comer carne.

Proviene de la palabra del latín “abstinentia” y al realizar este sacrificio la persona hace –en espíritu, alma y cuerpo– un acto de reparación por el daño ocasionado por el pecado y para el bien de la Iglesia.

El Código de Derecho Canónico indica que “todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia”, con el fin de que “se nieguen a sí mismos”.

“Para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad”, señala el canon 1249.

Por lo tanto, a partir de los 14 hasta los 59 años de edad, los católicos deben practicar la abstinencia todos los viernes del año en honor a la Pasión de Cristo, a menos que este día coincida con una solemnidad; en el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

En el Canon 1253, la Iglesia señala que cada Conferencia Episcopal puede determinar los modos de observar el ayuno y la abstinencia, así como “sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad”.

En declaraciones a ACI Prensa, el P. Donato Jiménez explicó el origen de la práctica de la abstinencia.

Dijo que antiguamente preparar una comida que incluyera carnes era costoso y se consideraba “suculento”. Por ello, “una forma de ayunar y una forma de austeridad era no comer carne”.

Agregó que en la actualidad la abstinencia implica no solo “privarnos de carne sino de otros manjares exquisitos”, como la comida rápida, los dulces, los snacks y otras opciones gastronómicas agradables.

Abstenerse no es lo mismo que ayunar

El ayuno consiste en reemplazar la comida fuerte del día (el almuerzo) por pan y agua. Los católicos que tienen entre 18 y 59 años de edad están obligados a practicarlo el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Si la persona tiene problemas de salud, puede ingerir comidas sobrias.

Let's block ads! (Why?)

La película “Corazón Ardiente” sobre el Sagrado Corazón de Jesús, se estrenó en España este 21 de febrero y alcanzó el top 15 de la cartelera, con casi diez mil espectadores en solo tres días.

Esta película mezcla datos documentados sobre el Sagrado Corazón de Jesús, los mensajes de Santa Margarita María de Alacoque y el Beato Bernardo Hoyos; y en la ficción narra la historia de Lupe Valdés, una célebre escritora, interpretada por Kayrme Lozano, que investiga las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús buscando inspiración para su próxima novela.

Guiada por una experta en misterios, interpretada por María Vallejo-Nágera, Lupe encontrará personajes inverosímiles, milagros y crímenes, e irá descubriendo los secretos de su propio corazón, afligido por viejas heridas que necesitan ser sanadas.

“Corazón Ardiente” ha sido el segundo mejor estreno del fin de semana en media de espectadores, únicamente superado por “La llamada de lo salvaje”, película de Disney protagonizada por Harrison Ford.

Además, esta cinta dedicada al Sagrado Corazón de Jesús ha sido el mejor estreno español de la semana por delante de películas como “El Plan” o “Los Hijos de San Luis”.

La película se estrenó en 63 salas en España y el 28 de este mes llegará a los cines de Polonia. En Latinoamérica se estrenará el 12 de marzo en Colombia, el 19 de marzo se podrá ver en México, Puerto Rico y Panamá, y el 26 de marzo en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Perú. Para finalmente llegar a Ecuador el 3 de abril.

Puedes pedir que “Corazón Ardiente” se estrene en tu ciudad AQUÍ.

Let's block ads! (Why?)

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) manifestó su alegría por el nuevo Nuncio Apostólico en la Argentina, Mons. Miroslaw Adamczyk, nombrado por el Papa Francisco el pasado 22 de febrero.

“En nombre de esta Conferencia Episcopal y de la Iglesia en Argentina deseamos manifestarle nuestra alegría por su designación y nuestra gratitud al Santo Padre por haberlo elegido para la delicada misión de Nuncio Apostólico en Argentina”, expresó la CEA en una carta enviada a Mons. Adamczyk.

“Lo esperamos como a un hermano querido para luchar con un solo corazón por la Fe del Evangelio”, agregó.

Mons. Oscar Ojea y Mons. Carlos Malfa, presidente y secretario general de la CEA respectivamente, encomendaron la vida y ministerio del próximo Nuncio Apostólico a “la intercesión del inolvidable San Juan Pablo II”.

Mons. Miroslaw Adamczyk ocupará la sede que estaba vacante desde el 12 de junio de 2019 tras la muerte de su predecesor, Mons. Léon Kalenga Badikebele.

Mons. Miroslaw Adamczyk nació el 16 de julio de 1962 en Gdansk (Polonia). Entró en el seminario de Gdansk en 1981 y fue ordenado sacerdote el 16 de mayo de 1987 tras terminar sus estudios de Derecho Canónico.

Fue vicario parroquial de la parroquia de San Ignacio en Gdansk. El 1 de julio de 1993 entró en el servicio diplomático de la Santa Sede. Trabajó en las nunciaturas en Madagascar, India, Hungría, Bélgica, Sudáfrica y Venezuela.

También trabajó en la Secretaría de Estado de la Santa Sede en la Sección de Relaciones con los Estados.

En febrero de 2013 el Papa Benedicto XVI lo nombró Nuncio Apostólico en Liberia; en junio de 2013 el Papa Francisco lo nombró Nuncio en Gambia; en septiembre del mismo año lo designó Nuncio en Sierra Leona, y en agosto de 2017 Nuncio en Panamá, cargo que desempeñaba hasta la actualidad.

Let's block ads! (Why?)

El Hospital Pediátrico Bambino Gesù de Roma adoptó con la empresa de tecnología IBM un acuerdo de colaboración para impulsar el desarrollo de tecnología en medicina que permita mejorar los diagnósticos y tratamientos de diferentes enfermedades pediátricas graves, como el cáncer infantil o las enfermedades raras.

Según informó por medio de un comunicado de prensa el propio hospital, el objetivo es “desarrollar una base de datos que permita integrar información sobre genética, datos clínicos, resultados de laboratorio e imágenes que puedan ser analizadas por un sistema de inteligencia artificial”.

El Hospital Pediátrico Bambino Gesù, propiedad de la Santa Sede y conocido como el Hospital del Papa, es el centro pediátrico de referencia en la región italiana de Lazio y uno de los más importantes en Europa.

Mediante el acuerdo con IBM se busca situar al hospital en la vanguardia mundial a nivel médico y tecnológico para mejorar la investigación pediátrica y permitir el desarrollo de tratamientos de una manera más veloz.

El Hospital Bambino Gesù, que trata a niños y adolescentes de todo el mundo, se ha convertido en un centro médico altamente especializado. Aunque trata a menores con toda clase de enfermedades, sus principales especialidades son el cáncer infantil y las enfermedades consideradas raras.

Mediante centros médicos, formación o envío de personal médico o material sanitario, el hospital opera tanto en Italia como en países en vías de desarrollo, como la República Centroafricana, Tanzania o Etiopía.

Los grandes avances realizados en investigación han permitido al hospital generar una gran cantidad de información científica que, mediante este acuerdo con IBM para el empleo de la inteligencia artificial en la gestión de datos, se gestionará y analizará de una forma más eficiente.

La tecnología de inteligencia artificial proporcionará a los médicos una mejor información, permitiendo realizar protocolos de investigación dirigidos a mejorar los diagnósticos y el desarrollo de terapias más eficaces.

Por el momento, la colaboración con IBM se centrará en las investigaciones sobre tumores cerebrales. En concreto se desarrollarán algoritmos que permitan acelerar el diagnóstico y tratamiento para pacientes afectados de meduloblastoma, que representa entre el 15 y el 20% de todos los tumores cerebrales pediátricos.

El comunicado señala que el hospital e IBM colaborarán también en el ámbito de las enfermedades raras, que afectan a entre el 6 y el 8% de la población de la Unión Europea. Más de dos tercios de estas dolencias afectan a niños.

Let's block ads! (Why?)

El Papa Francisco pidió a expertos en tecnología informática y a los miembros de la Pontificia Academia para la Vida trabajar juntos para desarrollar los principios de una “algor-ética”.

Así lo indicó el Santo Padre en el texto que preparó para la audiencia con los participantes de la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia para la Vida de este 28 de febrero, evento al que no asistió debido a la cancelación de sus audiencias oficiales por segundo día consecutivo.

Sin embargo, el discurso del Papa fue leído por el presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Mons. Vincenzo Paglia, quien refirió “el apoyo” del Pontífice al trabajo de reflexión que están realizado sobre el tema de la “inteligencia artificial”.

“Los invito a continuar con audacia y discernimiento, en busca de las formas de una participación cada vez más amplia de todos aquellos que se preocupan por el bien de la familia humana”, escribió el Papa.

En esta iniciativa participaron diferentes invitados, entre los que se encontraron el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli; el director general de la FAO, Dongyu Qu; el presidente de Microsoft, Brad Smith; y el vicepresidente ejecutivo de IBM, John Kelly III.

En su discurso, el Papa destacó que los temas que han abordado “se refieren a uno de los cambios más importantes que caracterizan el mundo de hoy” porque “la galaxia digital” y en concreto, la llamada, “inteligencia artificial” se encuentra al centro “del cambio de época que estamos atravesando”.

“La innovación digital afecta a todos los aspectos de la vida, tanto personales como sociales. Incide en la forma en que entendemos el mundo y también a nosotros mismos. Está cada vez más presente en los negocios e incluso en las decisiones humanas, por lo que la forma en que pensamos y actuamos está cambiando”, advirtió Francisco.

En esta línea, el Santo Padre señaló que “las decisiones, incluso las más importantes, como las de los campos médico, económico o social, son hoy el resultado de la voluntad humana y de una serie de contribuciones algorítmicas” y alertó sobre los “graves riesgos” para las sociedades ya que “de las pistas digitales difundidas en Internet, los algoritmos extraen datos que le permiten controlar los hábitos mentales y relacionales, con fines comerciales o políticos, a menudo sin nuestro conocimiento”.

Sin embargo, el Pontífice destacó que “estos peligros no deben esconder las grandes potencialidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen” y animó a los creyentes “a dejarse desafiar por la Palabra y la Tradición de la fe para que nos ayuden a interpretar los fenómenos de nuestro mundo, identificando formas de humanización y, por lo tanto, de amorosa evangelización”.

Por ello, el Papa exhortó a “dialogar de manera provechosa con todos aquellos que buscan el desarrollo humano, manteniendo al centro del conocimiento y de las prácticas sociales a la persona en todas sus dimensiones, incluidas las espirituales”.

En este sentido, Francisco subrayó que “no basta la simple educación al uso correcto de las nuevas tecnologías”, sino que se requiere “una acción educativa más amplia” y agregó que “se deben desarrollar fuertes motivaciones para perseverar en la búsqueda del bien común”.

Ante una nueva frontera que puede llamarse “algor-ética”, el Papa concluyó que “los principios de la Doctrina Social de la Iglesia ofrecen una contribución decisiva: dignidad de la persona, justicia, subsidiariedad y solidaridad”, porque estos principios “expresan el compromiso de ponerse al servicio de cada persona en su integralidad”.

“La ‘algor-ética’ podrá ser un puente para que los principios se inscriban concretamente en las tecnologías digitales, a través de un efectivo diálogo transdisciplinario”, indicó.

Finalmente, el Papa mencionó que el acuerdo ético firmado por la Pontificia Academia para la Vida con Microsoft, IBM y la FAO este 28 de febrero “es un paso importante en esta dirección, con las tres coordinadas fundamentales sobre las cuales caminar: la ética, la educación y el derecho”.

Let's block ads! (Why?)

Los ejercicios espirituales para el Papa Francisco y la Curia Romana por Cuaresma de este año serán predicados por el sacerdote jesuita biblista Pietro Bovati.

Como ya es tradición, este retiro espiritual se lleva a cabo durante la primera semana de Cuaresma en la Casa Divino Maestro en la localidad de Ariccia y está prevista la participación del Santo Padre.

De acuerdo con el programa, los ejercicios espirituales de este año iniciarán por la tarde del domingo 1 de marzo y concluirán la mañana del viernes 6 de marzo. El Pontífice junto a los responsables de la Curia Romana se trasladarán a 25 kilómetros de Roma a esta casa de retiros en Ariccia, propiedad de los religiosos paulinos, que se localiza frente al lago Albano.

El P. Pietro Bovati nació el 10 de junio de 1940 y entró en la Compañía de Jesús en 1959. Fue ordenado sacerdote en 1971 y actualmente es el secretario de la Pontificia Comisión Bíblica.

Cursó la licenciatura en Filosofía en la facultad Aloisianum de Gallarate (al norte de Italia) en 1964; la licenciatura en Teología en la facultad de Lyon-Fourvière en 1972; la licenciatura en Letras y Filosofía en la Universidad de Padua en 1973; la licenciatura en Sagradas Escrituras en el Pontificio Instituto Bíblico en 1977 y defendió su tesis doctoral en el mismo Pontificio Instituto Bíblico de Roma en 1985.

Desde 1982 ha impartido cursos y seminarios en el ámbito de la exégesis y de la teología del Antiguo Testamento.

Es miembro de la Comisión Bíblica desde 2008, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 2014 y secretario de la Pontificia Comisión Bíblica desde 2014.

Los anteriores predicadores de los Ejercicios Espirituales para el Papa Francisco y la Curia Romana fueron en 2014 el actual Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, Cardenal Angelo De Donatis; en 2015 el sacerdote carmelita P. Bruno Secondin; en 2016 el P. Ermes Ronchi, de la Orden de los Siervos de María; en 2017 el P. Giulio Michelini, franciscano de la Provincia Seráfica de los Frailes Menores de Umbría; en 2018 el actual Bibliotecario de la Biblioteca Apostólica Vaticana el Cardenal José Tolentino de Mendonça y en 2019 el P. Bernardo Francesco Maria Gianni, quien es abad de la abadía de San Miniato en el Monte de Florencia.

Traducido y adaptado por Mercedes De la Torre. Publicado originalmente en ACI Stampa

Let's block ads! (Why?)

El Papa Francisco canceló por segundo día consecutivo sus audiencias oficiales, pero sí celebró la Misa en la Casa Santa Marta.

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, informó que el Papa Francisco celebró este 28 de febrero la Misa matutina en la Casa Santa Marta “y al final, como es costumbre, saludó a los participantes, pero decidió posponer las audiencias oficiales de hoy”, y añadió que “las reuniones en la agenda de Casa Santa Marta continúan regularmente”.

Ayer, 27 de febrero, Bruni indicó que por una “leve indisposición” el Papa Francisco prefirió no asistir a la liturgia penitencial en la Basílica de San Juan Letrán, pero que “los otros compromisos proceden regularmente”.

Algunos medios de comunicación han publicado que el Pontífice tiene un resfrío, pero el Vaticano no lo ha confirmado, ni lo ha descartado.

Ayer jueves, de acuerdo a Vatican News, “el Papa presidió por la mañana la Misa en la Santa Casa de Marta y poco después recibió en audiencia a los miembros del ‘Movimiento Católico Global del Clima’ (Global Catholic Climate Movement)”.

De acuerdo con las actividades programadas, el Papa Francisco participará en los ejercicios espirituales para la Curia Romana del 1 al 6 de marzo en la Casa Divino Maestro, en la localidad italiana de Ariccia.

Esta semana algunas diócesis en el norte de Italia cancelaron las Misas, incluida la del Miércoles de Ceniza, como medida cautelar al contagio del coronavirus en el país.

Por su parte, el Vaticano canceló algunos eventos en lugares cerrados para evitar el contagio ante el riesgo del coronavirus, dispuso la instalación “dispensadores con desinfectantes de manos” en las oficinas en las que se permite el acceso a la Ciudad del Vaticano y decidió habilitar el servicio sanitario “con un enfermero y un médico de guardia para la asistencia inmediata en el dispensario del Vaticano en el caso de pacientes con síntomas atribuibles al coronavirus”, pero esta medida no afectó la Audiencia General del Papa en la Plaza de San Pedro del miércoles 26.

El miércoles 26 de febrero el Pontífice realizó la Audiencia General en la Plaza de San Pedro por la mañana y por la tarde fue a la colina del Aventino en donde presidió el rezo de la primera estación cuaresmal en la iglesia de San Anselmo. Después participó en la procesión penitencial hasta la Basílica de Santa Sabina en donde celebró la Misa con el rito de la bendición e imposición de las cenizas.

Let's block ads! (Why?)

El Vaticano anunció este viernes 28 de febrero la institución del grupo de apoyo que asesorará a las Conferencias Episcopales, Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica en la preparación de las líneas guía para la protección de menores.

La decisión de establecer este grupo de apoyo, conocido como task force, se adoptó tras el encuentro sobre protección de menores en la Iglesia que se desarrolló en el Vaticano del 21 al 24 de febrero del año 2019.

Ahora, el Papa Francisco ha decidido que el grupo esté supervisado por Mons. Edgar Peña Parra, Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, junto con el Cardenal Oswald Gracias, Arzobispo de Bombay, el Cardenal Blase Joseph Cupich, Arzobispo de Chicago, Mons. Charles Jude Scicluna, Arzobispo de Malta y Secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y el Padre Hans Zollner, Presidente del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana y miembros de la Pontificia Comisión para la tutela de Menores.

En un comunicado de prensa difundido por el Vaticano, se explica que el Santo Padre decidió que esta task force “asista a las Conferencias Episcopales, los Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica, a partir de su solicitud, en la preparación y actualización de las líneas guía en materia de protección de menores”.

Esa ayuda se realizará “en conformidad con las indicaciones emanadas de la Congregación para la Doctrina de la Fe, así como con lo establecido en la legislación canónica vigente en materia de abusos y, en particular, con el Motu proprio Vos estis lux mundo del 7 de mayo de 2019”.

Asimismo, el Papa estableció que “la preparación de las líneas guía permanecerá como competencia y bajo la responsabilidad de las respectivas Conferencias Episcopales, de los Institutos Religiosos y de las Sociedades de Vida Apostólica”.

El grupo de trabajo “tendrá una duración de dos años, a partir del 24 de febrero de 2020”. Además de estar supervisado por Mons. Peña Parra, el grupo de trabajo contará con un coordinador, que será el laico Andrew Azzopardi, responsable de la Comisión de Protección para la tutela de menores y de los adultos vulnerables de la Provincia Eclesial Maltés, y de algunos expertos en derecho canónico de diferentes nacionalidades”.

Como coordinador, Azzopardi informará con periodicidad trimestral de las actividades del task force al Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. El Pontífice también decidió que “las actividades del grupo de trabajo estén sostenidas por un fondo especial constituido por benefactores.

Por último, “las peticiones de asistencia por parte de las Conferencias Episcopales, Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica deberán enviarse al correo electrónico [email protected].

Conferencias Episcopales con dificultades

En un encuentro mantenido con los medios de comunicación para explicar el cometido de este grupo de trabajo, Mons. Juan Ignacio Arrieta, Secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, señaló que la función de este grupo de trabajo es dar apoyo a aquellas Conferencias Episcopales, Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica que por su situación o características carezcan de los recursos para confeccionar esas líneas guía.

“Hay Conferencias Episcopales con suficientes recursos y capacidades para poder gestionarlo, pero hay otras, en países de África, por ejemplo, países que están en guerra, que no pueden hacerlo”, explicó.

Subrayó que “son las Conferencias Episcopales las que piden ayuda. Por ejemplo, al Conferencia Episcopal de Estados Unidos seguramente no la necesite, porque ya tiene a sus expertos. Pero una Conferencia Episcopal de un país difícil, sí puede necesitarlo”.

Además, insistió en que estas líneas guía son diferentes al anunciado vademécum sobre la protección de menores: “Son cosas distintas”.

“Las líneas guía son indicaciones de cómo tratar estos casos desde el punto de vista psicológico, de asistencia a las personas”. En cambio, “el vademécum está más dirigido a especificar los procedimientos jurídicos, fundamentalmente, pero también pastorales, sobre cómo gestionar el procedimiento penal, el conocimiento de las causas, el juicio, etcétera”.

Let's block ads! (Why?)

Tras anunciar su retiro el 11 de febrero de 2013, el hoy Papa emérito Benedicto XVI hizo efectiva su renuncia el 28 de febrero de ese año, al trasladarse del Palacio Pontificio del Vaticano a Castel Gandolfo.

El 28 de febrero de 2013 a las 5:07 p.m. (hora local), Benedicto XVI abandonó el Vaticano en helicóptero con destino a Castel Gandolfo. Desde el balcón de la residencia de verano de los pontífices, el que había sido Papa durante ocho años, se dirigió a las personas congregadas en la plaza para decirles: "Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra".

Concluido su traslado a Castel Gandolfo, y cerradas las puertas del recinto, comenzó la Sede Vacante.

En Castel Gandolfo vivió durante dos meses, mientras se realizaban las adaptaciones oportunas en la que iba a ser su nueva residencia, en el antiguo monasterio “Mater Eclesiae”.

No obstante, durante esos 62 días, no estuvo solo. De hecho, las primeras imágenes “robadas” del Pontífice lo mostraban paseando por los jardines junto a su secretario personal, Mons. Georg Gänswein.

Además recibió algunas visitas, como la de su sucesor el Papa Francisco, quien fue a Castel Gandolfo el 23 de marzo. Ese día, las primeras imágenes de ambos abrazándose delante del helicóptero y rezando en la capilla arrodillados en el mismo banco dieron la vuelta al mundo.

Poco más de un mes después, Benedicto XVI regresó al Vaticano donde le esperaba Francisco para darle la bienvenida. A partir de entonces, Benedicto XVI comenzó una nueva vida en el monasterio 'Mater Ecclesiae' junto a las cuatro 'memores Domini' (Rossella, Loredana, Carmela y Cristina), las laicas consagradas de Comunión y Liberación que le asistirían desde entonces y el prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular del Papa emérito, Mons. Georg Gänswein.

“Una vida de retiro y oración”

Desde su renuncia al pontificado, Benedicto XVI se dedica a la oración, la lectura, tocar el piano y recibe algunas visitas. En octubre de 2017, Mons. Gänswein desmintió los rumores surgidos en Facebook que afirmaban que Benedicto XVI estaba al borde de la muerte.

El hoy presidente del Pontificio Instituto Pastoral 'Redemptor Hominis' de la Universidad Pontificia Lateranense, el P. Paolo Asolan, destacó en declaraciones a Europa Press que ya en la larga entrevista que concedió al periodista italiano Vittorio Messori, se podía divisar cómo entendía Benedicto XVI "una vida de retiro y de oración".

El P. Asolan afirma que el sentido de "esconderse del mundo" tiene para el Obispo Emérito de Roma un valor "apostólico y pastoral" y su opción por la vida monástica pretende ofrecer y mejorar la "misión y la vida de la Iglesia".

El catedrático está convencido de que Ratzinger puede "ayudar a toda la Iglesia a interpretar correctamente su gesto".

Francisco visita a Benedicto antes de cada viaje

A mediados de 2014, el prefecto de la Casa Pontificia, Mons. Georg Gaenswein, reveló que antes de cualquier viaje internacional, el Papa Francisco visita a Benedicto XVI, un gesto que muestra la buena relación que existe entre ambos y cómo el actual Pontífice lleva adelante la visión de su predecesor.

El 14 de febrero del 2015, Benedicto XVI asistió a la creación de 20 nuevos cardenales por parte del Papa Francisco, y el 8 de diciembre del mismo año fue el primer peregrino que cruzó la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en la inauguración del Año Santo de la Misericordia.

Asimismo, el 28 de junio de 2016 Benedicto XVI tuvo unas emotivas palabras hacia su sucesor. Durante el 65° aniversario de ordenación sacerdotal del Papa Francisco, el Papa emérito afirmó que “su bondad, desde el primer día de la elección, en cada momento de mi vida aquí, me emociona, me lleva de verdad, interiormente”.

“Más que en los Jardines Vaticanos con su belleza, su bondad es el lugar en el que habito: me siento protegido”, añadió.

El 11 de febrero de 2017, al cumplirse cuatro años de la renuncia de Benedicto XVI al Pontificado, el P. Federico Lombardi, exvocero del Vaticano, afirmó que el Papa alemán vive en oración y con extrema discreción su servicio de acompañamiento a la Iglesia y de solidaridad con su sucesor, el Papa Francisco.

El sacerdote jesuita, que se desempeñó como director de la Sala de Prensa durante el pontificado de Benedicto XVI, dijo que si bien las fuerzas físicas de Joseph Ratzinger se han debilitado debido a su edad, “aquellas mentales y espirituales son perfectas”.

“Verdaderamente es muy lindo tener al Papa emérito que reza por la Iglesia, por su sucesor. Es una presencia que sentimos. Sabemos que él está y si bien no lo vemos con frecuencia, cuando lo vemos estamos todos muy contentos, porque lo queremos. Por tanto, lo sentimos como una presencia que nos acompaña, que nos consuela y nos tranquiliza”, afirmó el sacerdote, actual presidente de la Fundación Joseph Ratzinger.

La tarde del 21 de diciembre de 2018, el Papa Francisco visitó a Benedicto XVI en el Monasterio Mater Ecclesiae para darle el tradicional saludo de Navidad.

El 24 de enero de 2019, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, el Papa Francisco y los jóvenes congregados en la Ceremonia de acogida y apertura del evento, enviaron un afectuoso saludo a Benedicto XVI que “nos está mirado por la televisión”.

Asimismo, el 5 de octubre de 2019 Benedicto XVI recibió la visita del Papa Francisco y los cardenales creados días antes en un consistorio.

Let's block ads! (Why?)

ROMA, 28 Feb. 20 (ACI Prensa).- Tras anunciar su retiro el 11 de febrero de 2013, el hoy Papa emérito Benedicto XVI hizo efectiva su renuncia el 28 de febrero de ese año, al trasladarse del Palacio Pontificio del Vaticano a Castel Gandolfo.

VIDEO y TEXTO COMPLETO: Así se despidió Benedicto XVI desde Castel Gandolfo http://t.co/PNg2Cvfhtr

— ACI Prensa (@aciprensa) febrero 28, 2013

El 28 de febrero de 2013 a las 5:07 p.m. (hora local), Benedicto XVI abandonó el Vaticano en helicóptero con destino a Castel Gandolfo. Desde el balcón de la residencia de verano de los pontífices, el que había sido Papa durante ocho años, se dirigió a las personas congregadas en la plaza para decirles: "Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra".

Concluido su traslado a Castel Gandolfo, y cerradas las puertas del recinto, comenzó la Sede Vacante.

La Sede de Pedro está vacante y la Iglesia reza por el nuevo Papa http://t.co/7LhbXQ1xSj

— ACI Prensa (@aciprensa) febrero 28, 2013

En Castel Gandolfo vivió durante dos meses, mientras se realizaban las adaptaciones oportunas en la que iba a ser su nueva residencia, en el antiguo monasterio “Mater Eclesiae”.

No obstante, durante esos 62 días, no estuvo solo. De hecho, las primeras imágenes “robadas” del Pontífice lo mostraban paseando por los jardines junto a su secretario personal, Mons. Georg Gänswein.

Además recibió algunas visitas, como la de su sucesor el Papa Francisco, quien fue a Castel Gandolfo el 23 de marzo. Ese día, las primeras imágenes de ambos abrazándose delante del helicóptero y rezando en la capilla arrodillados en el mismo banco dieron la vuelta al mundo.

Encuentro histórico: Papa Francisco visitó a Benedicto XVI en Castel Gandolfo http://t.co/HpHUaBwlab

— ACI Prensa (@aciprensa) marzo 23, 2013

Poco más de un mes después, Benedicto XVI regresó al Vaticano donde le esperaba Francisco para darle la bienvenida. A partir de entonces, Benedicto XVI comenzó una nueva vida en el monasterio 'Mater Ecclesiae' junto a las cuatro 'memores Domini' (Rossella, Loredana, Carmela y Cristina), las laicas consagradas de Comunión y Liberación que le asistirían desde entonces y el prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular del Papa emérito, Mons. Georg Gänswein.

“Una vida de retiro y oración”

Desde su renuncia al pontificado, Benedicto XVI se dedica a la oración, la lectura, tocar el piano y recibe algunas visitas. En octubre de 2017, Mons. Gänswein desmintió los rumores surgidos en Facebook que afirmaban que Benedicto XVI estaba al borde de la muerte.

El hoy presidente del Pontificio Instituto Pastoral 'Redemptor Hominis' de la Universidad Pontificia Lateranense, el P. Paolo Asolan, destacó en declaraciones a Europa Press que ya en la larga entrevista que concedió al periodista italiano Vittorio Messori, se podía divisar cómo entendía Benedicto XVI "una vida de retiro y de oración".

El P. Asolan afirma que el sentido de "esconderse del mundo" tiene para el Obispo Emérito de Roma un valor "apostólico y pastoral" y su opción por la vida monástica pretende ofrecer y mejorar la "misión y la vida de la Iglesia".

El catedrático está convencido de que Ratzinger puede "ayudar a toda la Iglesia a interpretar correctamente su gesto".

Francisco visita a Benedicto antes de cada viaje

A mediados de 2014, el prefecto de la Casa Pontificia, Mons. Georg Gaenswein, reveló que antes de cualquier viaje internacional, el Papa Francisco visita a Benedicto XVI, un gesto que muestra la buena relación que existe entre ambos y cómo el actual Pontífice lleva adelante la visión de su predecesor.

#PapaFrancisco visita a #BenedictoXVI antes de sus viajes internacionales http://t.co/dPzFVnukwP pic.twitter.com/33XSwdVAXs

— ACI Prensa (@aciprensa) agosto 20, 2014

El 14 de febrero del 2015, Benedicto XVI asistió a la creación de 20 nuevos cardenales por parte del Papa Francisco, y el 8 de diciembre del mismo año fue el primer peregrino que cruzó la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en la inauguración del Año Santo de la Misericordia.

Asimismo, el 28 de junio de 2016 Benedicto XVI tuvo unas emotivas palabras hacia su sucesor. Durante el 65° aniversario de ordenación sacerdotal del Papa Francisco, el Papa emérito afirmó que “su bondad, desde el primer día de la elección, en cada momento de mi vida aquí, me emociona, me lleva de verdad, interiormente”.

“Más que en los Jardines Vaticanos con su belleza, su bondad es el lugar en el que habito: me siento protegido”, añadió.

El 11 de febrero de 2017, al cumplirse cuatro años de la renuncia de Benedicto XVI al Pontificado, el P. Federico Lombardi, exvocero del Vaticano, afirmó que el Papa alemán vive en oración y con extrema discreción su servicio de acompañamiento a la Iglesia y de solidaridad con su sucesor, el Papa Francisco.

El sacerdote jesuita, que se desempeñó como director de la Sala de Prensa durante el pontificado de Benedicto XVI, dijo que si bien las fuerzas físicas de Joseph Ratzinger se han debilitado debido a su edad, “aquellas mentales y espirituales son perfectas”.

“Verdaderamente es muy lindo tener al Papa emérito que reza por la Iglesia, por su sucesor. Es una presencia que sentimos. Sabemos que él está y si bien no lo vemos con frecuencia, cuando lo vemos estamos todos muy contentos, porque lo queremos. Por tanto, lo sentimos como una presencia que nos acompaña, que nos consuela y nos tranquiliza”, afirmó el sacerdote, actual presidente de la Fundación Joseph Ratzinger.

La tarde del 21 de diciembre de 2018, el Papa Francisco visitó a Benedicto XVI en el Monasterio Mater Ecclesiae para darle el tradicional saludo de Navidad.

El 24 de enero de 2019, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, el Papa Francisco y los jóvenes congregados en la Ceremonia de acogida y apertura del evento, enviaron un afectuoso saludo a Benedicto XVI que “nos está mirado por la televisión”.

Asimismo, el 5 de octubre de 2019 Benedicto XVI recibió la visita del Papa Francisco y los cardenales creados días antes en un consistorio.

La Beata Antonia nació en Florencia en el año 1401. Fue una mujer que quedó viuda de joven y de las primeras religiosas que se consagró a Dios en el convento de las Hermanas Terciarias Regulares de San Francisco de Asís en Florencia (Italia), pese a la oposición de su familia que quería casarla de nuevo.

En 1430, un año después de entrar al claustro, se le nombró superiora del convento de Santa Ana en Foligno, y después de tres años, fue enviada al convento de Santa Isabel en Aquila.  Aquí tuvo como director espiritual a San Juan de Capistrano, quien, junto con San Bernardino de Siena, promovía la llamada “observancia” de San Francisco de Asís.

Antonia sentía la urgencia de una regla más estricta para vivir la pobreza y la caridad. Por ello San Juan Capistrano, con la aprobación del Papa Nicolás V, le cedió el monasterio de Corpus Christi, que otra orden acababa de construir.

Allí la Beata se retiró con once de sus religiosas en 1447 para practicar la regla original de Santa Clara de Asís, en todo su rigor. San Juan de Capistrano le encomendó la dirección del monasterio para que fuera modelo del nuevo espíritu “observante” también en la Segunda Orden, rama femenina franciscana.

Por muchos años fue superiora modelo, reformadora de las costumbres, ejemplo de virtudes y de obediencia. Durante 15 años tuvo que soportar una dolorosa enfermedad, además de una multitud de severas pruebas espirituales.

Falleció a los 71 años el 28 de febrero de 1472. La ciudad de Aquila la veneró como santa desde su muerte y su culto fue confirmado en 1847.

Let's block ads! (Why?)

REDACCIÓN CENTRAL, 28 Feb. 20 (ACI Prensa).- La Beata Antonia nació en Florencia en el año 1401. Fue una mujer que quedó viuda de joven y de las primeras religiosas que se consagró a Dios en el convento de las Hermanas Terciarias Regulares de San Francisco de Asís en Florencia (Italia), pese a la oposición de su familia que quería casarla de nuevo.

En 1430, un año después de entrar al claustro, se le nombró superiora del convento de Santa Ana en Foligno, y después de tres años, fue enviada al convento de Santa Isabel en Aquila.  Aquí tuvo como director espiritual a San Juan de Capistrano, quien, junto con San Bernardino de Siena, promovía la llamada “observancia” de San Francisco de Asís.

Antonia sentía la urgencia de una regla más estricta para vivir la pobreza y la caridad. Por ello San Juan Capistrano, con la aprobación del Papa Nicolás V, le cedió el monasterio de Corpus Christi, que otra orden acababa de construir.

Allí la Beata se retiró con once de sus religiosas en 1447 para practicar la regla original de Santa Clara de Asís, en todo su rigor. San Juan de Capistrano le encomendó la dirección del monasterio para que fuera modelo del nuevo espíritu “observante” también en la Segunda Orden, rama femenina franciscana.

Por muchos años fue superiora modelo, reformadora de las costumbres, ejemplo de virtudes y de obediencia. Durante 15 años tuvo que soportar una dolorosa enfermedad, además de una multitud de severas pruebas espirituales.

Falleció a los 71 años el 28 de febrero de 1472. La ciudad de Aquila la veneró como santa desde su muerte y su culto fue confirmado en 1847.

Oracion a la beata Antonia de Florencia

Los obispos católicos de Canadá condenaron el 26 de febrero los esfuerzos del Parlamento para expandir aún más el suicidio asistido a las personas que no tienen enfermedades terminales.

El proyecto de ley, conocido como Bill C-7, se presentó en el Parlamento el 23 de febrero. Además de permitir que las personas sin enfermedades terminales acaben con sus vidas, el proyecto también crea la posibilidad de que los pacientes emitan instrucciones anticipadas, autorizando su propia muerte por adelantado. 

Según el lenguaje del proyecto de ley, “eliminaría el requisito de que la muerte natural de una persona sea razonablemente previsible para ser elegible para asistencia médica para la muerte”.

El 26 de febrero los obispos expresaron en una declaración “la mayor preocupación y consternación con respecto a la (introducción) del proyecto de ley C-7, que busca ampliar los criterios de elegibilidad para la eutanasia y el suicidio asistido”. 

Los obispos condenaron “el lamentable objetivo legislativo” de ampliar el acceso a la muerte asistida e insistieron en “aprovechar todas las oportunidades de debida diligencia durante el proceso parlamentario”. 

“Se debe hacer todo lo posible para comprender más plenamente las graves implicaciones de lo que se contempla a través del proyecto de ley C-7, incluidos los peligros inevitables, negativos y perjudiciales que enfrentan los que son más vulnerables en la sociedad”, agregaron. 

Los obispos pidieron a la Cámara de los Comunes de Canadá que remitiera el proyecto de ley  a un comité para su posterior debate y examinación, antes de su segunda lectura en el Parlamento. Si el proyecto de ley se trasladara al comité, a los testigos se les permitiría testificar “de manera totalmente pública, transparente y abierta a una amplia gama de voces”, dijeron.

Los obispos también expresaron su esperanza de que una audiencia en el comité resulte en “una consideración plena y prudente de los principios morales y éticos inviolables, el bien común y la preocupación por las generaciones futuras”.

Además, expresaron su preocupación por la pérdida de las salvaguardas existentes para las “muertes con asistencia médica”.

“Aquellos que cambian de opinión en una fecha posterior, pero cuya capacidad de comunicación se ha visto afectada desde entonces, tendrían que expresar su rechazo en 'palabras, sonidos y gestos' potencialmente vagos”, dijeron los obispos. 

Esto haría “inmensamente difícil y altamente subjetivo para los médicos y abogados descifrar si el paciente todavía desea o no consentir el procedimiento letal”, dijeron. 

Los obispos también señalaron que el Gobierno ignoró una carta abierta firmada por más de 65 organizaciones canadienses de defensa de la discapacidad, así como el consejo del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad.

El proyecto de ley C-7 es el intento del Gobierno canadiense de acomodar un fallo del Tribunal Superior de Quebec, que determinó en septiembre de 2019 que el requisito previo, de que la eutanasia se reservara para los enfermos terminales, era una violación de los “derechos humanos”. 

“El ministro de Justicia y el fiscal general de Canadá lamentablemente optaron por no apelar la decisión del Tribunal Superior de Quebec”, dijeron los obispos.

Además, los obispos cuestionaron una encuesta de opinión en línea sobre la muerte asistida cuyos resultados ayudaron a dar forma al texto del proyecto de ley C-7.

“Las preguntas en esta encuesta se enmarcaron de una manera que presuponía un acuerdo con la eutanasia y el suicidio asistido, incluida su ampliación, sin dar a los canadienses que se oponen una voz igual”, dijeron. 

A los obispos les preocupa que, aunque menos del 1% de la población canadiense respondiera a la encuesta, “lamentablemente no solicitó datos demográficos detallados y esenciales de los participantes”, incluidas preguntas sobre la edad, el sexo o el estado de discapacidad. 

Los obispos señalaron que la naturaleza de la encuesta únicamente podría excluir a los canadienses de bajos ingresos, ancianos, discapacitados cognitivos o canadienses rurales, que pueden carecer de acceso a Internet.

“La encuesta en línea no puede representar un 'amplio espectro' de la población canadiense, como se ha afirmado. Una encuesta tan defectuosa no puede usarse de manera realista para justificar el proyecto de ley C-7”, dijeron. 

El Catecismo de la Iglesia Católica condena la eutanasia y el Papa Francisco recientemente reiteró el rechazo de la Iglesia a esta práctica. 

Los obispos ahora están pidiendo a los canadienses que “hagan oír su voz”, e “instan firmemente a los miembros del Parlamento a reconocer el don de la vida como un derecho inalienable, para que otros no se lo quiten”.

Let's block ads! (Why?)

, 27 Feb. 20 (ACI Prensa).- El 19 de febrero, el Obispo de Fort Wayne-South Bend, Indiana (Estados Unidos), Mons. Kevin C. Rhoades, afirmó que la Iglesia Católica “condena firmemente” el antisemitismo y advirtió sobre los errores teológicos y la retórica “falsa y de odio” contra los judíos en las redes sociales.

“Desafortunadamente, ha habido un aumento en los últimos años de la retórica antijudía y antisemita en nuestra sociedad”, dijo el obispo en un comunicado publicado en el periódico diocesano Today's Catholic. “Los que hablan de judíos como nuestros enemigos están equivocados”, agregó.

El Prelado indicó que los Papas se “han referido constantemente a nuestros hermanos y hermanas judíos como ‘amigos’ a quienes amamos y estimamos, no como enemigos o adversarios a quienes rechazamos”.

Mons. Rhoades advirtió sobre errores y retóricas de odio contra los judíos, especialmente entre algunos escritores actuales, que “no presentan a los judíos o al judaísmo de una manera respetuosa o teológicamente correcta”.

“En esta era de las redes sociales, las personas leen o escuchan todo tipo de opiniones expresadas sobre el judaísmo y el pueblo judío en blogs, sitios web y similares. Algunos están llenos de retórica falsa y de odio, opuesta al espíritu mismo del cristianismo. Como católicos, debemos rechazar las expresiones que conduzcan a un desprecio por los judíos”, agregó.

El Prelado resaltó que “la Iglesia Católica no ofrece refugio al prejuicio antijudío, independientemente de su contenido o expresión. Esto se aplica a las declaraciones racistas contra los judíos, al antisemitismo o a cualquier opinión religiosa que denigre a los judíos o al judaísmo”.

Mons. Rhoades indicó que las diferencias entre los cristianos y judíos en temas de fe “no implican hostilidad”.

“La única verdadera actitud cristiana hacia los judíos es una actitud de respeto, estima y amor”, continuó Mons. Rhoades. “Como miembro de la familia de Dios, estamos unidos unos a otros en su plan de salvación”.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que “la fe judía, a diferencia de otras religiones no cristianas, ya es una respuesta a la revelación de Dios en el Antiguo Testamento”, dijo el Obispo.

“No debemos olvidar que el judaísmo fue la religión de Jesús, María y José, los apóstoles y los primeros discípulos que expandieron las buenas noticias de Cristo al mundo”, señaló Mons. Rhoades. “Los cuatro evangelios fueron escritos sobre un judío, por judíos, y originalmente para lectores judíos. El pueblo judío, entonces, es la familia de Jesús”.

“Aunque muchos judíos no aceptaron el Evangelio o se opusieron a su difusión, Dios no los rechazó”, dijo el Obispo, quien enfatizó el rechazo del Concilio Vaticano II a la afirmación de que todos los judíos eran “asesinos de Cristo”.

“A pesar que las autoridades judías y quienes siguieron su ejemplo presionaron para conseguir la muerte de Cristo, ni todos los judíos indiscriminadamente en ese momento, ni los judíos de hoy, pueden ser acusados ​​de los crímenes cometidos durante su pasión”, señala el documento Nostra Aetate.

Mons. Rhoades señaló que el catecismo católico enseña que todas las personas son responsables de la muerte de Jesús.

“Es especialmente importante que la Iglesia y la comunidad judía continúen abordando cuestiones religiosas y éticas que ambos enfrentan en un mundo que intenta desafiar la libertad religiosa”, dijo Mons. Rhoades. “Los judíos y los cristianos pueden impactar profundamente a la sociedad cuando se unen en temas clave como la santidad de la vida humana, la reforma migratoria, la atención médica, la trata de personas y la paz mundial”.

“A pesar que como católicos profesamos nuestra fe en Cristo como el mesías, el Hijo de Dios, y el Salvador del mundo, también reconocemos el amor inquebrantable y firme de Dios por su pueblo elegido, Israel”, dijo el Obispo. “En nuestra misión de predicar a Cristo al mundo, no descartamos ni rechazamos los tesoros espirituales del pueblo judío”, añadió.

“Demos gracias a Dios por el crecimiento de la confianza y la amistad establecida entre católicos y judíos desde el Concilio Vaticano II”, concluyó.

Casos de ataques a judíos

En octubre de 2018, un hombre armado atacó el Tree of Life Congregation en Pittsburgh durante los servicios matutinos de Shabat. Gritando consignas antisemitas, el atacante mató a ocho hombres y tres mujeres. También hirió a otros seis, incluidos cuatro policías. Fue herido y entregado a la policía. Antes del ataque publicó comentarios antisemitas y criticó la ayuda judía para los inmigrantes, a quienes denigró como “invasores”.

En Poway, California, en abril de 2019, un hombre armado atacó la Jabad de la sinagoga de Poway en el último día de la Pascua. El atacante mató a una mujer e hirió a tres personas, incluido el rabino. El atacante había publicado un manifiesto antisemita antes del ataque, y también se atribuyó la responsabilidad de un incendio provocado en una mezquita de California.

En diciembre de 2019 en Jersey City, New Jersey, dos hombres dispararon y mataron a cuatro personas, incluyendo dos judíos ortodoxos, en un cementerio y supermercado kosher. Las autoridades locales dijeron que la evidencia preliminar indicaba que los sospechosos tenían opiniones que reflejaban el odio contra los judíos.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

El 19 de febrero, el Obispo de Fort Wayne-South Bend, Indiana (Estados Unidos), Mons. Kevin C. Rhoades, afirmó que la Iglesia Católica “condena firmemente” el antisemitismo y advirtió sobre los errores teológicos y la retórica “falsa y de odio” contra los judíos en las redes sociales.

“Desafortunadamente, ha habido un aumento en los últimos años de la retórica antijudía y antisemita en nuestra sociedad”, dijo el obispo en un comunicado publicado en el periódico diocesano Today's Catholic. “Los que hablan de judíos como nuestros enemigos están equivocados”, agregó.

El Prelado indicó que los Papas se “han referido constantemente a nuestros hermanos y hermanas judíos como ‘amigos’ a quienes amamos y estimamos, no como enemigos o adversarios a quienes rechazamos”.

Mons. Rhoades advirtió sobre errores y retóricas de odio contra los judíos, especialmente entre algunos escritores actuales, que “no presentan a los judíos o al judaísmo de una manera respetuosa o teológicamente correcta”.

“En esta era de las redes sociales, las personas leen o escuchan todo tipo de opiniones expresadas sobre el judaísmo y el pueblo judío en blogs, sitios web y similares. Algunos están llenos de retórica falsa y de odio, opuesta al espíritu mismo del cristianismo. Como católicos, debemos rechazar las expresiones que conduzcan a un desprecio por los judíos”, agregó.

El Prelado resaltó que “la Iglesia Católica no ofrece refugio al prejuicio antijudío, independientemente de su contenido o expresión. Esto se aplica a las declaraciones racistas contra los judíos, al antisemitismo o a cualquier opinión religiosa que denigre a los judíos o al judaísmo”.

Mons. Rhoades indicó que las diferencias entre los cristianos y judíos en temas de fe “no implican hostilidad”.

“La única verdadera actitud cristiana hacia los judíos es una actitud de respeto, estima y amor”, continuó Mons. Rhoades. “Como miembro de la familia de Dios, estamos unidos unos a otros en su plan de salvación”.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que “la fe judía, a diferencia de otras religiones no cristianas, ya es una respuesta a la revelación de Dios en el Antiguo Testamento”, dijo el Obispo.

“No debemos olvidar que el judaísmo fue la religión de Jesús, María y José, los apóstoles y los primeros discípulos que expandieron las buenas noticias de Cristo al mundo”, señaló Mons. Rhoades. “Los cuatro evangelios fueron escritos sobre un judío, por judíos, y originalmente para lectores judíos. El pueblo judío, entonces, es la familia de Jesús”.

“Aunque muchos judíos no aceptaron el Evangelio o se opusieron a su difusión, Dios no los rechazó”, dijo el Obispo, quien enfatizó el rechazo del Concilio Vaticano II a la afirmación de que todos los judíos eran “asesinos de Cristo”.

“A pesar que las autoridades judías y quienes siguieron su ejemplo presionaron para conseguir la muerte de Cristo, ni todos los judíos indiscriminadamente en ese momento, ni los judíos de hoy, pueden ser acusados ​​de los crímenes cometidos durante su pasión”, señala el documento Nostra Aetate.

Mons. Rhoades señaló que el catecismo católico enseña que todas las personas son responsables de la muerte de Jesús.

“Es especialmente importante que la Iglesia y la comunidad judía continúen abordando cuestiones religiosas y éticas que ambos enfrentan en un mundo que intenta desafiar la libertad religiosa”, dijo Mons. Rhoades. “Los judíos y los cristianos pueden impactar profundamente a la sociedad cuando se unen en temas clave como la santidad de la vida humana, la reforma migratoria, la atención médica, la trata de personas y la paz mundial”.

“A pesar que como católicos profesamos nuestra fe en Cristo como el mesías, el Hijo de Dios, y el Salvador del mundo, también reconocemos el amor inquebrantable y firme de Dios por su pueblo elegido, Israel”, dijo el Obispo. “En nuestra misión de predicar a Cristo al mundo, no descartamos ni rechazamos los tesoros espirituales del pueblo judío”, añadió.

“Demos gracias a Dios por el crecimiento de la confianza y la amistad establecida entre católicos y judíos desde el Concilio Vaticano II”, concluyó.

Casos de ataques a judíos

En octubre de 2018, un hombre armado atacó el Tree of Life Congregation en Pittsburgh durante los servicios matutinos de Shabat. Gritando consignas antisemitas, el atacante mató a ocho hombres y tres mujeres. También hirió a otros seis, incluidos cuatro policías. Fue herido y entregado a la policía. Antes del ataque publicó comentarios antisemitas y criticó la ayuda judía para los inmigrantes, a quienes denigró como “invasores”.

En Poway, California, en abril de 2019, un hombre armado atacó la Jabad de la sinagoga de Poway en el último día de la Pascua. El atacante mató a una mujer e hirió a tres personas, incluido el rabino. El atacante había publicado un manifiesto antisemita antes del ataque, y también se atribuyó la responsabilidad de un incendio provocado en una mezquita de California.

En diciembre de 2019 en Jersey City, New Jersey, dos hombres dispararon y mataron a cuatro personas, incluyendo dos judíos ortodoxos, en un cementerio y supermercado kosher. Las autoridades locales dijeron que la evidencia preliminar indicaba que los sospechosos tenían opiniones que reflejaban el odio contra los judíos.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

Let's block ads! (Why?)

Diáconos permanentes de la Arquidiócesis de Panamá salieron al encuentro de viajeros y funcionarios del Aeropuerto de Tocumen y la Terminal de Transporte de Albrook, para realizar el rito de Miércoles de Ceniza.

El 26 de febrero se celebró en todo el mundo el “Miércoles de Ceniza”, una fecha en la que Jesucristo, a través de la Iglesia, exhorta a todos los fieles: “Conviértanse y crean en el Evangelio”. Este llamado tiene como fin “intensificar nuestra relación personal con Jesús y el prójimo, durante este tiempo de preparación a la celebración de las fiestas pascuales”, señaló Mons. José Ulloa Mendieta, Arzobispo Metropolitano de Panamá.

Por ello, la Arquidiócesis de Panamá dio “un signo evidente de ser Iglesia en salida” al enviar a diáconos permanentes al Aeropuerto Internacional de Tocumen y a la Gran Terminal de Transporte de Albrook, para darle la oportunidad a cientos de fieles de participar del rito de la imposición de la ceniza.

“La finalidad de delegar a los diáconos permanentes para este servicio fuera del templo es para que hagan extensiva la invitación que nos hace Jesús hoy a través de la Iglesia”, señaló Mons. Ulloa.

“La Iglesia de Jesucristo es samaritana, y busca a quien necesita ser sanado de sus heridas por el pecado. Por eso, al iniciar este tiempo de Cuaresma queremos que más personas puedan redescubrir la belleza de la Cuaresma -tiempo de preparación hacia la Pascua- y si no pueden llegar al templo, por la circunstancia que sea, entonces nosotros debemos salir a su encuentro”, añadió.

Los religiosos se instalaron en el aeropuerto y en la terminal terrestre desde las 7:00 a.m. hasta las 6:00 p.m., en donde cada hora realizaron una paraliturgia, que permitió que los viajeros, funcionarios y fieles de todas las edades que se encontraban en las instalaciones, pudieran participar del rito de imposición de la Ceniza.

Let's block ads! (Why?)

Kinshasa, 27 Feb. 20 (ACI Prensa).- Desde el 2010, la fundación argentina FASTA –Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino– trabaja con un grupo de sus misioneros españoles, argentinos y ecuatorianos para llevar adelante una misión evangelizadora y de compromiso con el desarrollo social en la República Democrática del Congo.

En una entrevista con ACI Prensa, el arquitecto y empresario de 56 años, Daniel Medina Balsa, que es miembro de FASTA desde los 14 y uno de los primeros misioneros de este apostolado en África, relató los detalles sobre cómo llevaron su carisma de “evangelización de la familia, la cultura y la juventud” a otro continente, así como las necesidades y desafíos que afrontan para seguir mejorando la calidad de vida de los congoleños.

Medina señala que el nombre de la fundación de FASTA para África fue bautizado como “FOFASTA”, y busca principalmente el desarrollo material de actividades educativas y de promoción social para la formación y capacitación de los jóvenes congoleños.

“Esta iniciativa fue ratificada por el Papa Francisco a nuestro fundador, el P. Aníbal Fosbery en Roma”, comentó a ACI Prensa.


Daniel Medina Balsa en su labor misionera / Crédito: FOFASTA

Nace FOFASTA

Medina cuenta que fue la Providencia la que permitió que en el 2006 FASTA sea conocida por Merleau Nsimba, un joven congoleño estudiante de Filosofía, interesado en su carisma y que años después ayudaría a fundar la obra en su país.

“Luego de casi cuatro años de comunicaciones fluidas por e-mail, en mayo de 2010, realizó su primer viaje a la Argentina para conocer la obra. Lo que más llamó su atención fue el trabajo ‘de humanización y cristianización con los jóvenes’ y ‘el modo en que Fasta sabe vincular la cultura con el mensaje de Cristo y elevar al hombre en la cultura desde la fe’”, explica.

Luego, cuando Merleau regresó al África, “le encomendaron la fundación de una comunidad de FASTA en Kinshasa” (capital de República Democrática Congo), continúa Medina.

“La tarea comenzó en 2010 con la participación de jóvenes de ocho parroquias de Kinshasa que fueron descubriendo nuestro carisma poco a poco, luego la fundación se formalizó jurídicamente en 2015 y canónicamente en 2018”, añadió.

Proyectos de FOFASTA en la República Democrática del Congo

El misionero indica que, luego de establecerse la obra, nuevamente fueron bendecidos por la Providencia con donaciones de otras fundaciones, empresas e incluso miembros de FASTA en España e Iberoamérica, lo que hizo posible la adquisición de un edificio en construcción en el centro de la ciudad.

“Desde hace cuatro años estamos trabajando para reformar y adaptar nuestra sede a las necesidades que tiene el proyecto, llegando al 83 % de su ejecución con una inversión realizada superior a los 525.650 dólares”, detalla Medina.


Instalaciones de la sede principal de FOFASTA en la República Democrática del Congo / Crédito: FOFASTA

El misionero dice que son conscientes de las grandes carencias del país y, por ello, su objetivo a mediano y largo plazo es “el desarrollo de la educación y la cultura mediante” la construcción del Colegio Isidore Bakanja (primaria y secundaria) y el Centro FASTA de emprendedores, para jóvenes en edad laboral.

“Estas iniciativas se desarrollarán en el mismo edificio lo que nos permitirá una mejor racionalización de los recursos”, comentó.

Medina informó que la obra cuenta con la participación de más 400 miembros entre niños y adultos y tiene ocho centros de formación en parroquias, además de su sede central donde se realizan actividades dominicales, Misas y se brinda formación y alimentación.

Próximo desafíos para FOFASTA

Uno de los grandes desafíos, explica Medina, es “inculturalizar el Evangelio y su carisma” respetando la cultura, costumbres y su lengua local, el lingala.

“La barrera idiomática es una de las dificultades de los misioneros, pero no la mayor”, sostuvo, y añadió que la “mayor preocupación son la pobreza extrema, escasa alimentación, falta de sanidad, falta de agua potable, la malaria y ahora el ébola”.

“Con una esperanza de vida de 45 años hacen que lejos de ser una dificultad te enamores más de tu misión, de aquella tierra y de sus maravillosas personas. Ahora bien, si no estás atento te dará el llamado mal de África, es decir que una vez que lo has visto, solo quieres volver y ayudar”, narró el misionero.

Otro de los desafíos de FOFASTA, específicamente para el año 2020, será completar la construcción de la sede para el colegio.

“Ya nos queda muy poco, solo necesitamos 106.603 dólares para terminarlo y esperamos que con la ayuda de todos alcancemos pronto este objetivo”, contó Medina, y pidió a los católicos enviar un poco de ayudar a través de su sitio fofasta.org.

También espera que los católicos tengan “la gracia” que él mismo recibió, de poder “conocer una realidad que te conmueve, te llena y da sentido a la misión, te enseña a dar gracias a Dios por todo lo que tenemos y no somos conscientes”.


Jóvenes que participan del apostolado en Kinshasa / Crédito: FOFASTA

“Hay muchas instituciones como la nuestra en África, sin recursos es muy difícil sostener estas obras debido a la extrema pobreza y necesitamos de todos, cualquiera puede ser misionero en África, solo debes orar por ellos, comunicarse, escucharlos y apoyarlos, y por supuesto colaborar materialmente renunciando a algunas cosas innecesarias en nuestra vida”, reflexionó Medina.

Los logros

Al final de la entrevista, el misionero dijo que “el mayor regalo del Señor” ha sido, hasta ahora, conocer varias historias personales de éxito en República Democrática del Congo.

“Ese joven Merleau, que fue quien tuvo la inquietud inicial, fue ordenado en 2018 y hoy es sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal de FASTA”, cuenta Medina.

También habló de otro seminarista de FOFASTA que cursa actualmente Teología, y se alegra por las “muchas solicitudes de jóvenes que aspiran abrazar la vida consagrada en nuestra institución”.


Jóvenes recibiendo catequesis en Kishasa / Crédito: FOFASTA

Otro orgullo para FOFASTA, relata Medina son los “muchos matrimonios fundados a partir de las comunidades”, así como los jóvenes que se han beneficiado con “becas de estudios universitarios y colaboración económica”.

“También realizamos ayudas materiales a las familias más necesitadas de nuestro entorno y becas para los primeros estudios. Nuestro gran desafío y con la ayuda del Señor es conseguir mediante la educación y la capacitación mejorar la vida de estos hermanos en la fe que tanto esperan de nosotros”, concluyó. 

Para ayudar con donaciones al trabajo que realiza FOFASTA en África ingresa AQUÍ.

, 27 Feb. 20 (ACI Prensa).- Una religiosa de Kenia (África) creó un moderno centro para personas con VIH y con sida, en el cual 13.508 personas “recobraron la esperanza” en los últimos 20 años.

El establecimiento se ubica en Upendo, al noroeste de Nairobi, capital de Kenia, en la Diócesis de Nakuru. Este centro tiene un dispensario, una fábrica de agua y una granja con cabras lecheras y pollos. Según los últimos datos del 20 de enero, el centro ha registrado un impacto en 13.508 personas, incluidas aquellas infectadas con VIH y otros de varios grupos vulnerables.

La fundadora es sor Florence Muia, de la Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora de Nairobi, que recientemente obtuvo el título de Phd. en Estudios de la Paz y Conflictos de la Universidad de Ciencia y Tecnología Masinde Muliro.

Los pacientes del grupo de apoyo de Upendo Village declararon que hace diez años, cuando se les detectó el virus, pensaron que estarían sentenciados a muerte; sin embargo, sor Florence les devolvió la esperanza de vivir cuando los aseó, alimentó y les habló sobre el amor incondicional de Dios.

“Sor Florence me encontró acostada sola en la habitación donde me abandonaron. Mi recuento de CD4 era solo de dos, me estaba muriendo”, dijo Margaret, una de los miembros más antiguos del grupo de apoyo. Margaret estaba en una situación crítica, pues tenía solo dos células CD4 por milímetro cúbico de sangre, cuando lo normal oscila entre 500 y 1.600.

En declaraciones a ACI África, la religiosa compartió detalles de su vida, su motivación para la fundación del centro, los retos pasados y cómo es actualmente.

Primeros años y vocación de sor Florence

La religiosa, quinta de nueve hermanos, nació en una familia muy humilde de Kenia en 1957. Su madre era ama de casa y su padre trabajó en muchos oficios. Concluyó la primaria, pero tuvo que abandonar la secundaria por falta de recursos. 

“Éramos muy pobres. Mis tres hermanas mayores solo fueron a la escuela primaria, pues era lo que podía pagar mi madre, una mujer campesina”, dijo sor Florence. “Repetí la clase dos veces para que mis hermanos mayores sean admitidos a la escuela secundaria”, añadió.

“Mi madre nunca fue bautizada y casi nunca iba a la Iglesia (…). Mi abuela fue quien nos llevó a la Iglesia. Yo la seguía a todos sus grupos de oración en el pueblo”, dijo sor Florence. Dijo que su abuela la llevó a la Iglesia por primera vez en quinto de primaria y durante ese tiempo conoció a varias religiosas y participó en actividades en la parroquia.

Tiempo después Florence llevó clases de Catecismo, fue bautizada y recibió la Primera Comunión. “Trabajé sola por mi fe. No fui bautizada de bebé. Asistí a clases de Catecismo y fui bautizada cuando tenía 15 años”.

Cuando era pequeña sintió la vocación de ser religiosa y un interés en el trabajo social, pues fue “tocada por la humildad de las monjas” que trabajaban en los colegios y en la parroquia. “Quería ser capaz de poder impactar en las vidas de los menos privilegiados”, dijo.

Florence se unió en enero de 1976 a la Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora de Nairobi e hizo su primera profesión de votos el 27 de diciembre de 1978. Diez años más tarde regresó al colegio para terminar su educación y en 1985 sirvió como sacristana del Papa Juan Pablo II durante el Congreso Eucarístico Internacional de Nairobi.

Luego se inscribió y graduó con honores en Sociología y Antropología en 1996 en la Universidad Católica de África Oriental (CUEA). Después ganó una beca y se graduó en el master de “Consejería Pastoral” de la Universidad Jesuita de los Estados Unidos en el 2001.

Sor Florence y las personas con VIH y sida

En los 90 sor Florence trabajó como oficial de libertad condicional del Ministerio del Interior y del Patrimonio Nacional, donde fue testigo de tratos discriminatorios e inhumanos hacia las personas que padecían de VIH y sida debido a los estigmas y la ignorancia sobre el tema.

En el centro de libertad condicional Nakuru Girls en Naivasha, vio el despido de muchas mujeres por tener VIH o sida, y que otras no podían trabajar por su mal estado de salud. Fallecían casi 700 personas todos los días en todo el país y cuando morían “los enterraban en bolsas de polietileno, pues la gente temía ser infectada al ponerse en contacto con los cadáveres”, señaló sor Florence.

“Cerca de 1999, el presidente declaró el VIH un desastre nacional. En ese entonces había mucha ignorancia (…), y ya había mucho rechazo por parte de las personas más cercanas de los infectados”, dijo. “Los llamaban ‘animales’ o ‘monstruos’”, añadió. “Además, creían que la enfermedad era contagiosa, por lo que los encerraban en casas pequeñas y los dejaban morir”, explicó. Ese año la enfermedad mató 760 mil personas en Kenia por no tener el acceso a la medicación necesaria.

La religiosa recordó que realizó obras en favor de las personas con VIH cuando era estudiante en Estados Unidos, pues trabajó para que se apruebe el proyecto de ley que promovía la donación de medicinas para tratar este virus y el sida en países en vías de desarrollo como Kenia.

“Trabajé con un lobby en Wheaton para apoyar el proyecto de ley que el Senador Hyde presentó en el gobierno para financiar el tratamiento del VIH.”, dijo. En el 2008, la ley fue reautorizada por el presidente George Bush que permitió un mayor acceso a retrovirales.

Cuando empezó a asistir a conferencias sobre VIH y sida, vio el apoyo que recibían los pacientes en otros países. “Era un gran contraste comparado a lo que veía en mi país, donde había mucha ignorancia, estigmas y carencia de medicinas”, dijo. “Esto fue lo que me movió el corazón y motivó a hacer algo por (…) quienes estaban en extrema necesidad de amor y cuidado”, afirmó. Tiempo después, regresó a África, convencida de que los pacientes de VIH y de sida tenían que vivir en mejores condiciones y con la firme decisión de cuidar a quienes habían sido rechazados por la sociedad.

Upendo Village: inicios y actualidad

En el 2002, cuando sor Florence conoció a Mons. Peter Kairo, actual Arzobispo Emérito, ella ya tenía en mente ponerle al establecimiento “Upendo Village”, un lugar para personas que viven con VIH y sida que han sido excluidas de la sociedad.

“Quería que todos los pacientes con VIH y sida sientan el amor incondicional de Dios. Ellos habían sido abandonados y aquellos que tenían piedad solo les arrojaban comida, sin siquiera atreverse a acercarse. Quería acercarme a ellos y hacerlos sentir que eran amados”, dijo.

Mons. Kairo le dio el terreno que había sido destinado a la construcción de una escuela en Naivasha, pues dijo que levantar un centro para personas con VIH y sida “era un gran clamor que necesitaba ser escuchado”.

Al inicio, solo contaron con dos aulas abandonadas que habían sido una escuela de enfermeras. La Congregación de Hermanas Franciscanas de Wheaton, Estados Unidos, le ayudaron a adaptar las instalaciones a las necesidades de los pacientes.

Al inicio, “Upendo Village” fue un programa de alcance comunitario, donde la religiosa, equipada con termos de agua tibia y papilla, llevaba pacientes a sus casas en un automóvil donado. “Quería bañarlos, alimentarlos con la papilla y hablarles del amor de Dios. Algunos se preguntaban por qué no les tenía miedo. Luego, lentamente empezaron a abrirse a mí”, dijo, “Poco a poco comencé a alentarlos a ir a hospitales para recibir tratamiento”, agregó.

Movidos por las acciones de sor Florence, miembros de las pequeñas comunidades cristianas de la diócesis y voluntarios de otras agrupaciones se unieron al programa.

En 2003, ella creó un grupo de apoyo para personas con VIH y sida, y realizó la primera capacitación que atrajo trabajadores de salud voluntarios. Sin embargo, la mayoría “abandonaron el programa cuando se dieron cuenta que no tenía dinero para pagarles”.

En el 2004, una enfermera se unió a “Upendo Village”.“Nosotros íbamos con la enfermera con medicamentos para tratar de forma oportuna las infecciones de los pacientes y también para arreglar las habitaciones oscuras que albergaban los pacientes”, dijo sor Florence.

El establecimiento creció hasta llegar a tener un grupo de profesionales completo, una farmacia, un departamento dental, un laboratorio, un centro de asesoramiento, un centro de pruebas voluntarias y otros departamentos abiertos para el público en general.

Actualmente, cuenta con una planta de tratamiento de agua, donde se realiza un proyecto para purificar agua y venderla, así como una granja modelo donde se enseña a criar pollos y cabras para tener una estabilidad económica.

El proyecto también tiene programas para niños vulnerables, uno de nutrición, otro para adultas mayores que cuidan niños huérfanos y una Unidad de Prevención de la Transmisión de VIH y sida de madre a hijo a causa de la lactancia.

En el 2014 se inauguraron el centro administrativo y la moderna planta de agua, en donde participó la primera dama de Kenia, Margaret Kenyatta.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en ACI Prensa África.

Desde el 2010, la fundación argentina FASTA –Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino– trabaja con un grupo de sus misioneros españoles, argentinos y ecuatorianos para llevar adelante una misión evangelizadora y de compromiso con el desarrollo social en la República Democrática del Congo.

En una entrevista con ACI Prensa, el arquitecto y empresario de 56 años, Daniel Medina Balsa, que es miembro de FASTA desde los 14 y uno de los primeros misioneros de este apostolado en África, relató los detalles sobre cómo llevaron su carisma de “evangelización de la familia, la cultura y la juventud” a otro continente, así como las necesidades y desafíos que afrontan para seguir mejorando la calidad de vida de los congoleños.

Medina señala que el nombre de la fundación de FASTA para África fue bautizado como “FOFASTA”, y busca principalmente el desarrollo material de actividades educativas y de promoción social para la formación y capacitación de los jóvenes congoleños.

“Esta iniciativa fue ratificada por el Papa Francisco a nuestro fundador, el P. Aníbal Fosbery en Roma”, comentó a ACI Prensa.


Daniel Medina Balsa en su labor misionera / Crédito: FOFASTA

Nace FOFASTA

Medina cuenta que fue la Providencia la que permitió que en el 2006 FASTA sea conocida por Merleau Nsimba, un joven congoleño estudiante de Filosofía, interesado en su carisma y que años después ayudaría a fundar la obra en su país.

“Luego de casi cuatro años de comunicaciones fluidas por e-mail, en mayo de 2010, realizó su primer viaje a la Argentina para conocer la obra. Lo que más llamó su atención fue el trabajo ‘de humanización y cristianización con los jóvenes’ y ‘el modo en que Fasta sabe vincular la cultura con el mensaje de Cristo y elevar al hombre en la cultura desde la fe’”, explica.

Luego, cuando Merleau regresó al África, “le encomendaron la fundación de una comunidad de FASTA en Kinshasa” (capital de República Democrática Congo), continúa Medina.

“La tarea comenzó en 2010 con la participación de jóvenes de ocho parroquias de Kinshasa que fueron descubriendo nuestro carisma poco a poco, luego la fundación se formalizó jurídicamente en 2015 y canónicamente en 2018”, añadió.

Proyectos de FOFASTA en la República Democrática del Congo

El misionero indica que, luego de establecerse la obra, nuevamente fueron bendecidos por la Providencia con donaciones de otras fundaciones, empresas e incluso miembros de FASTA en España e Iberoamérica, lo que hizo posible la adquisición de un edificio en construcción en el centro de la ciudad.

“Desde hace cuatro años estamos trabajando para reformar y adaptar nuestra sede a las necesidades que tiene el proyecto, llegando al 83 % de su ejecución con una inversión realizada superior a los 525.650 dólares”, detalla Medina.


Instalaciones de la sede principal de FOFASTA en la República Democrática del Congo / Crédito: FOFASTA

El misionero dice que son conscientes de las grandes carencias del país y, por ello, su objetivo a mediano y largo plazo es “el desarrollo de la educación y la cultura mediante” la construcción del Colegio Isidore Bakanja (primaria y secundaria) y el Centro FASTA de emprendedores, para jóvenes en edad laboral.

“Estas iniciativas se desarrollarán en el mismo edificio lo que nos permitirá una mejor racionalización de los recursos”, comentó.

Medina informó que la obra cuenta con la participación de más 400 miembros entre niños y adultos y tiene ocho centros de formación en parroquias, además de su sede central donde se realizan actividades dominicales, Misas y se brinda formación y alimentación.

Próximo desafíos para FOFASTA

Uno de los grandes desafíos, explica Medina, es “inculturalizar el Evangelio y su carisma” respetando la cultura, costumbres y su lengua local, el lingala.

“La barrera idiomática es una de las dificultades de los misioneros, pero no la mayor”, sostuvo, y añadió que la “mayor preocupación son la pobreza extrema, escasa alimentación, falta de sanidad, falta de agua potable, la malaria y ahora el ébola”.

“Con una esperanza de vida de 45 años hacen que lejos de ser una dificultad te enamores más de tu misión, de aquella tierra y de sus maravillosas personas. Ahora bien, si no estás atento te dará el llamado mal de África, es decir que una vez que lo has visto, solo quieres volver y ayudar”, narró el misionero.

Otro de los desafíos de FOFASTA, específicamente para el año 2020, será completar la construcción de la sede para el colegio.

“Ya nos queda muy poco, solo necesitamos 106.603 dólares para terminarlo y esperamos que con la ayuda de todos alcancemos pronto este objetivo”, contó Medina, y pidió a los católicos enviar un poco de ayudar a través de su sitio fofasta.org.

También espera que los católicos tengan “la gracia” que él mismo recibió, de poder “conocer una realidad que te conmueve, te llena y da sentido a la misión, te enseña a dar gracias a Dios por todo lo que tenemos y no somos conscientes”.


Jóvenes que participan del apostolado en Kinshasa / Crédito: FOFASTA

“Hay muchas instituciones como la nuestra en África, sin recursos es muy difícil sostener estas obras debido a la extrema pobreza y necesitamos de todos, cualquiera puede ser misionero en África, solo debes orar por ellos, comunicarse, escucharlos y apoyarlos, y por supuesto colaborar materialmente renunciando a algunas cosas innecesarias en nuestra vida”, reflexionó Medina.

Los logros

Al final de la entrevista, el misionero dijo que “el mayor regalo del Señor” ha sido, hasta ahora, conocer varias historias personales de éxito en República Democrática del Congo.

“Ese joven Merleau, que fue quien tuvo la inquietud inicial, fue ordenado en 2018 y hoy es sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal de FASTA”, cuenta Medina.

También habló de otro seminarista de FOFASTA que cursa actualmente Teología, y se alegra por las “muchas solicitudes de jóvenes que aspiran abrazar la vida consagrada en nuestra institución”.


Jóvenes recibiendo catequesis en Kishasa / Crédito: FOFASTA

Otro orgullo para FOFASTA, relata Medina son los “muchos matrimonios fundados a partir de las comunidades”, así como los jóvenes que se han beneficiado con “becas de estudios universitarios y colaboración económica”.

“También realizamos ayudas materiales a las familias más necesitadas de nuestro entorno y becas para los primeros estudios. Nuestro gran desafío y con la ayuda del Señor es conseguir mediante la educación y la capacitación mejorar la vida de estos hermanos en la fe que tanto esperan de nosotros”, concluyó. 

Para ayudar con donaciones al trabajo que realiza FOFASTA en África ingresa AQUÍ.

Let's block ads! (Why?)

Una religiosa de Kenia (África) creó un moderno centro para personas con VIH y con sida, en el cual 13.508 personas “recobraron la esperanza” en los últimos 20 años.

El establecimiento se ubica en Upendo, al noroeste de Nairobi, capital de Kenia, en la Diócesis de Nakuru. Este centro tiene un dispensario, una fábrica de agua y una granja con cabras lecheras y pollos. Según los últimos datos del 20 de enero, el centro ha registrado un impacto en 13.508 personas, incluidas aquellas infectadas con VIH y otros de varios grupos vulnerables.

La fundadora es sor Florence Muia, de la Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora de Nairobi, que recientemente obtuvo el título de Phd. en Estudios de la Paz y Conflictos de la Universidad de Ciencia y Tecnología Masinde Muliro.

Los pacientes del grupo de apoyo de Upendo Village declararon que hace diez años, cuando se les detectó el virus, pensaron que estarían sentenciados a muerte; sin embargo, sor Florence les devolvió la esperanza de vivir cuando los aseó, alimentó y les habló sobre el amor incondicional de Dios.

“Sor Florence me encontró acostada sola en la habitación donde me abandonaron. Mi recuento de CD4 era solo de dos, me estaba muriendo”, dijo Margaret, una de los miembros más antiguos del grupo de apoyo. Margaret estaba en una situación crítica, pues tenía solo dos células CD4 por milímetro cúbico de sangre, cuando lo normal oscila entre 500 y 1.600.

En declaraciones a ACI África, la religiosa compartió detalles de su vida, su motivación para la fundación del centro, los retos pasados y cómo es actualmente.

Primeros años y vocación de sor Florence

La religiosa, quinta de nueve hermanos, nació en una familia muy humilde de Kenia en 1957. Su madre era ama de casa y su padre trabajó en muchos oficios. Concluyó la primaria, pero tuvo que abandonar la secundaria por falta de recursos. 

“Éramos muy pobres. Mis tres hermanas mayores solo fueron a la escuela primaria, pues era lo que podía pagar mi madre, una mujer campesina”, dijo sor Florence. “Repetí la clase dos veces para que mis hermanos mayores sean admitidos a la escuela secundaria”, añadió.

“Mi madre nunca fue bautizada y casi nunca iba a la Iglesia (…). Mi abuela fue quien nos llevó a la Iglesia. Yo la seguía a todos sus grupos de oración en el pueblo”, dijo sor Florence. Dijo que su abuela la llevó a la Iglesia por primera vez en quinto de primaria y durante ese tiempo conoció a varias religiosas y participó en actividades en la parroquia.

Tiempo después Florence llevó clases de Catecismo, fue bautizada y recibió la Primera Comunión. “Trabajé sola por mi fe. No fui bautizada de bebé. Asistí a clases de Catecismo y fui bautizada cuando tenía 15 años”.

Cuando era pequeña sintió la vocación de ser religiosa y un interés en el trabajo social, pues fue “tocada por la humildad de las monjas” que trabajaban en los colegios y en la parroquia. “Quería ser capaz de poder impactar en las vidas de los menos privilegiados”, dijo.

Florence se unió en enero de 1976 a la Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora de Nairobi e hizo su primera profesión de votos el 27 de diciembre de 1978. Diez años más tarde regresó al colegio para terminar su educación y en 1985 sirvió como sacristana del Papa Juan Pablo II durante el Congreso Eucarístico Internacional de Nairobi.

Luego se inscribió y graduó con honores en Sociología y Antropología en 1996 en la Universidad Católica de África Oriental (CUEA). Después ganó una beca y se graduó en el master de “Consejería Pastoral” de la Universidad Jesuita de los Estados Unidos en el 2001.

Sor Florence y las personas con VIH y sida

En los 90 sor Florence trabajó como oficial de libertad condicional del Ministerio del Interior y del Patrimonio Nacional, donde fue testigo de tratos discriminatorios e inhumanos hacia las personas que padecían de VIH y sida debido a los estigmas y la ignorancia sobre el tema.

En el centro de libertad condicional Nakuru Girls en Naivasha, vio el despido de muchas mujeres por tener VIH o sida, y que otras no podían trabajar por su mal estado de salud. Fallecían casi 700 personas todos los días en todo el país y cuando morían “los enterraban en bolsas de polietileno, pues la gente temía ser infectada al ponerse en contacto con los cadáveres”, señaló sor Florence.

“Cerca de 1999, el presidente declaró el VIH un desastre nacional. En ese entonces había mucha ignorancia (…), y ya había mucho rechazo por parte de las personas más cercanas de los infectados”, dijo. “Los llamaban ‘animales’ o ‘monstruos’”, añadió. “Además, creían que la enfermedad era contagiosa, por lo que los encerraban en casas pequeñas y los dejaban morir”, explicó. Ese año la enfermedad mató 760 mil personas en Kenia por no tener el acceso a la medicación necesaria.

La religiosa recordó que realizó obras en favor de las personas con VIH cuando era estudiante en Estados Unidos, pues trabajó para que se apruebe el proyecto de ley que promovía la donación de medicinas para tratar este virus y el sida en países en vías de desarrollo como Kenia.

“Trabajé con un lobby en Wheaton para apoyar el proyecto de ley que el Senador Hyde presentó en el gobierno para financiar el tratamiento del VIH.”, dijo. En el 2008, la ley fue reautorizada por el presidente George Bush que permitió un mayor acceso a retrovirales.

Cuando empezó a asistir a conferencias sobre VIH y sida, vio el apoyo que recibían los pacientes en otros países. “Era un gran contraste comparado a lo que veía en mi país, donde había mucha ignorancia, estigmas y carencia de medicinas”, dijo. “Esto fue lo que me movió el corazón y motivó a hacer algo por (…) quienes estaban en extrema necesidad de amor y cuidado”, afirmó. Tiempo después, regresó a África, convencida de que los pacientes de VIH y de sida tenían que vivir en mejores condiciones y con la firme decisión de cuidar a quienes habían sido rechazados por la sociedad.

Upendo Village: inicios y actualidad

En el 2002, cuando sor Florence conoció a Mons. Peter Kairo, actual Arzobispo Emérito, ella ya tenía en mente ponerle al establecimiento “Upendo Village”, un lugar para personas que viven con VIH y sida que han sido excluidas de la sociedad.

“Quería que todos los pacientes con VIH y sida sientan el amor incondicional de Dios. Ellos habían sido abandonados y aquellos que tenían piedad solo les arrojaban comida, sin siquiera atreverse a acercarse. Quería acercarme a ellos y hacerlos sentir que eran amados”, dijo.

Mons. Kairo le dio el terreno que había sido destinado a la construcción de una escuela en Naivasha, pues dijo que levantar un centro para personas con VIH y sida “era un gran clamor que necesitaba ser escuchado”.

Al inicio, solo contaron con dos aulas abandonadas que habían sido una escuela de enfermeras. La Congregación de Hermanas Franciscanas de Wheaton, Estados Unidos, le ayudaron a adaptar las instalaciones a las necesidades de los pacientes.

Al inicio, “Upendo Village” fue un programa de alcance comunitario, donde la religiosa, equipada con termos de agua tibia y papilla, llevaba pacientes a sus casas en un automóvil donado. “Quería bañarlos, alimentarlos con la papilla y hablarles del amor de Dios. Algunos se preguntaban por qué no les tenía miedo. Luego, lentamente empezaron a abrirse a mí”, dijo, “Poco a poco comencé a alentarlos a ir a hospitales para recibir tratamiento”, agregó.

Movidos por las acciones de sor Florence, miembros de las pequeñas comunidades cristianas de la diócesis y voluntarios de otras agrupaciones se unieron al programa.

En 2003, ella creó un grupo de apoyo para personas con VIH y sida, y realizó la primera capacitación que atrajo trabajadores de salud voluntarios. Sin embargo, la mayoría “abandonaron el programa cuando se dieron cuenta que no tenía dinero para pagarles”.

En el 2004, una enfermera se unió a “Upendo Village”.“Nosotros íbamos con la enfermera con medicamentos para tratar de forma oportuna las infecciones de los pacientes y también para arreglar las habitaciones oscuras que albergaban los pacientes”, dijo sor Florence.

El establecimiento creció hasta llegar a tener un grupo de profesionales completo, una farmacia, un departamento dental, un laboratorio, un centro de asesoramiento, un centro de pruebas voluntarias y otros departamentos abiertos para el público en general.

Actualmente, cuenta con una planta de tratamiento de agua, donde se realiza un proyecto para purificar agua y venderla, así como una granja modelo donde se enseña a criar pollos y cabras para tener una estabilidad económica.

El proyecto también tiene programas para niños vulnerables, uno de nutrición, otro para adultas mayores que cuidan niños huérfanos y una Unidad de Prevención de la Transmisión de VIH y sida de madre a hijo a causa de la lactancia.

En el 2014 se inauguraron el centro administrativo y la moderna planta de agua, en donde participó la primera dama de Kenia, Margaret Kenyatta.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en ACI Prensa África.

Let's block ads! (Why?)

Con la presencia de una reliquia del Padre Pío, se realizó en Perú el preestreno de la película “Renacidos”, que muestra 25 testimonios de milagros y conversiones logrados por intercesión del santo de los estigmas.

El preestreno de la película se realizó el pasado 25 de febrero. La cinta está basada en el libro del periodista y cineasta José María Zavala, quien ya estrenó con éxito mundial “El Misterio del Padre Pío” y está finalizando su tercera película “Wojtyla”, que tratará sobre San Juan Pablo II.

“Renacidos” llega a Perú gracias al Festival Internacional de Cine Católico. El encargado del evento en este país es Carlos Gonzales, quien declaró a ACI Prensa que la película-documental a la fecha ha tenido un gran éxito en México y España, gracias a Goya Producciones, y que fue posible traerla gracias al gran éxito que tuvo “El Misterio del Padre Pío” en el 2018.

Así, ahora “Renacidos” puede ser vista en Perú a partir de este jueves 27 como parte de Contenido Alternativo de Cinemark, en las salas de Lima ubicadas en Mega Plaza, Angamos, San Miguel y Jockey Plaza. También en las sedes de Trujillo, Huancayo y Arequipa.

Al preestreno del martes 25 asistieron comunidades de religiosos y de laicos, que además de la cinta, pudieron ver y orar frente al “guante” que cubrió las llagas de San Pío de Pietrelcina.

La reliquia fue hallada en su celda y donada en el 2015 por P. Carlos María Laborde, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, actual superior del Convento de San Giovanni Rotondo y secretario general de los Grupos de Oración del P. Pío, a la Comunidad de los Apóstoles de María Reina de la Paz de Lima (Perú), que la custodia actualmente.

Entre milagros de conversiones de vida y curaciones inexplicables para la ciencia, el documental español relata historias que “nos recuerdan la comunión de los santos con Dios y la amorosa intercesión de los santos”, dijo el P. Sixto Azabache, de la Orden de San Camilo, y “ver cómo es que Dios se sirve de él [Padre Pío], para poder encaminar hacia el Señor muchas vidas, además del poder maravilloso del Santo Rosario”, expresó a ACI Prensa.

El P. Sixto, que realiza oraciones de sanación y liberación como servicio y no como don, “porque Dios es el que sana”, relató que desde el día en que una hermana le dijo que vio al Padre Pío rezando detrás de él durante su servicio, su relación con el santo se consolidó. Aseguró que quedó impactado y siempre que hace oraciones de sanación y liberación “pido la intercesión de San Pío, y lo siento muy cercano (…). Tenía que ser un hijo adoptivo del Padre Pío y se lo pedí”.

Asimismo, el P. Mariano de Jesús, de los Siervos de la Divina Misericordia, cuya comunidad tiene como patrono al Padre Pío de Pietrelcina, dijo que los testimonios de esas 25 vidas y la perseverancia del santo muestran que sigue “intercediendo por nosotros” a pesar de “tantos años de su muerte”, y le dan ánimos para seguir con fidelidad su ministerio.

La presencia de la reliquia impresionó a todos los presentes, quienes rezaron con devoción tocando el cuadro que la contenía. “Lo primero que le dije es: ‘Quiero seguir siendo tu hijo, ayúdame, intercede por mí para que como tú pueda ser fiel a Cristo’.”, dijo el P. Mariano.

El Padre Pío hoy nos diría “perseveren, confíen y no teman”, dijo el P. Mariano. A su vez, el P. Azabache afirmó que el mensaje del santo italiano siempre ha sido “no apartarse de Dios”, sino luchar “en medio de las dificultades” y “jamás a soltarse de Su mano”. “Él padeció mucho no solamente los ataques del Enemigo, sino también dentro de la misma Iglesia (…), pero en medio de todo él se mantuvo firme, obediente”, señaló. Me hace recordar que “en la obediencia está la bendición de Dios”, agregó.

“Es un profeta de nuestros tiempos y definitivamente Dios ha querido (…) que la gente aún conozca el amor que el Padre Pío le tenía a Cristo, y el Señor quiere que nosotros también, a través de su ejemplo, nos enamoremos de Él y también de nuestra Madre la Santísima Virgen María”, dijo el P. Mariano.

El sacerdote diocesano Linder Rosas afirmó que la película es una “experiencia sin igual”, pues “me prepara para poder estar con los fieles, para poder hablarles un poquito más de la santidad, del compromiso con la Iglesia y la perseverancia” durante la Misa de Miércoles de Ceniza.

“Su presencia es real y es viva”, es un “santo actual” y una “presencia intercesora”, dijo el P. Rosas. “Por los testimonios de la película que se ha visto de ‘Renacidos’, y de mucha gente”, es posible ver que “la gente lo tiene muy cercano”. También es “el gran confesor”, pues “a través de la Confesión ha llegado mucha gente a la conversión”. “Tenemos que abogar por todos los fieles, en la intercesión de Padre Pío”, añadió.

Finalmente, el P. Rosas recomendó esta película a todos los fieles para que en este tiempo de inicio de la Cuaresma “podamos un poquito entrar en comunión con la Iglesia (…) y sobre todo, acercarnos a la santidad a través de la oración, del ayuno y la limosna”.

Carlos Gonzales dijo que el Festival de Cine Católico 2020 “tratará de traer mensualmente una película católica a los cines peruanos” para todas las familias “que esperan siempre una película católica en cartelera”. 

En ese sentido, recordó que es importante que un gran número de fieles e interesados vayan a ver “Renacidos” para que siga en cartelera por más tiempo.

Leticia Blanco, directora de la Comunidad de los Apóstoles María Reina de la Paz y apoyo en la organización del estreno de la película en Perú, dijo que los que asistan “realmente experimentaran una experiencia personal con el Señor, a través de la vida del Padre Pío”. En su caso, este documental “removió como mi primer amor con el Padre Pío, que fue hace muchos años en una de mis peregrinaciones a San Giovanni Rotondo”, expresó.

“‘Renacidos’ del P. Pío realmente llega hasta el alma (...). A veces algunas personas piensan que los santos ya cumplieron su misión cuando estuvieron aquí en la tierra y que desde el Cielo ya no interceden, pero claramente podemos afirmar a través de esta película que los santos verdaderamente están en comunión con nosotros, interceden todos los días por nosotros”, afirmó.

Para más información y horario de las funciones, ingresar AQUÍ.

Let's block ads! (Why?)

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets