Homilía del Papa Francisco en el Consistorio de creación de 13 nuevos Cardenales

El Papa Francisco pidió a los 13 nuevos cardenales vivir la compasión imitando a Jesús en el Evangelio durante la ceremonia del Consistorio Ordinario Público para la creación de cardenalez que se llevó a cabo este 5 de octubre en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

“Compasión, una palabra clave del Evangelio; está escrita en el corazón de Cristo, está escrita desde siempre en el corazón de Dios”, destacó el Santo Padre antes de entregar el birrete cardenalicio a los trece nuevos miembros del Colegio Cardenalicio durante el Consistorio.

De los nuevos 13 cardenales, los que podrán participar en un futuro Cónclave son: Mons. Miguel Ángel Ayuso Guixot, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, (67 años, España); Mons. José Tolentino Mendoça, Bibliotecario de la Santa Romana Iglesia, (53 años, Portugal); Mons. Ignatius Suharyo Hardjoatmodjo, Arzobispo de Jakarta (69 años, Indonesia); Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana (71 años, Cuba); Mons. Fridolin Ambongo Besungu, O.F.M. Cap, Arzobispo de Kinshasa (59 años, República Democrática Del Congo); Mons. Jean-Claude Höllerich, Sj, Arzobispo de Luxemburgo (61 años); Mons. Alvaro L. Ramazzini Imeri, Obispo de Huehuetenamgo (72 años, Guatemala); Mons. Matteo Zuppi, Arzobispo de Bolonia (63 años, Italia); Mons. Cristóbal López Romero, Sdb, Arzobispo de Rabat (67 años, Marruecos); P.  Michael Czerny, Sj, Subsecretario de la Sección Migrantes del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, (73 años, República Checa-Canadá).

Además, el Pontífice eligió a dos arzobispos y un obispo mayores de 80 años y por ello cardenales no electores, por “su servicio a la Iglesia” y son: Mons. Michael Louis Fitzgerald, Arzobispo Emérito De Nepte (82 años, Túnez); Mons. Sigitas Tamkevicius, Sj, Arzobispo Emérito De Kaunas (80 años, Lituania) y Mons. Eugenio dal Corso, Psdp, Obispo Emérito de Benguela (80 años, Ángola).

Durante su homilía, el Pontífice preguntó: “¿Tenemos viva en nosotros la conciencia de esta compasión de Dios hacia nosotros? No es una opción, ni siquiera diría de un ‘consejo evangélico’. No. Se trata de un requisito esencial. Si no me siento objeto de la compasión de Dios, no comprendo su amor”, afirmó.

A continuación, el texto de la homilía del Papa Francisco durante el Consistorio:

En el centro del episodio evangélico que hemos escuchado (Mc 6,30-37a) está la «compasión» de Jesús (cf. v. 34). Compasión, una palabra clave del Evangelio; está escrita en el corazón de Cristo, está escrita desde siempre en el corazón de Dios.

En los Evangelios, a menudo vemos a Jesús que siente compasión por las personas que sufren. Y cuanto más leemos y contemplamos, mejor entendemos que la compasión del Señor no es una actitud ocasional y esporádica, sino constante, es más, parece ser la actitud de su corazón, en el que se encarnó la misericordia de Dios.

Marcos, por ejemplo, cuenta que cuando Jesús empezó a recorrer Galilea predicando y expulsando a los demonios, se le acercó un leproso, «suplicándole de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme”. Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: “Quiero: queda limpio”» (1,40-42). En este gesto y en estas palabras está la misión de Jesús Redentor del hombre: Redentor en la compasión. Él encarna la voluntad de Dios de purificar al ser humano enfermo de la lepra del pecado; Él es la “mano extendida de Dios” que toca nuestra carne enferma y realiza esta obra llenando el abismo de la separación.

Jesús va a buscar a las personas descartadas, las que ya no tienen esperanza. Como ese hombre paralítico durante treinta y ocho años, postrado cerca de la piscina de Betesda, esperando en vano que alguien lo ayude a bajar al agua (cf. Jn 5,1-9).

Esta compasión no ha surgido en un momento concreto de la historia de la salvación, no, siempre ha estado en Dios, impresa en su corazón de Padre. Lo vemos en la historia de la vocación de Moisés, cuando Dios le habla desde la zarza ardiente y le dice: «He visto la opresión de mi pueblo en Egipto y he oído sus quejas [...]; conozco sus sufrimientos» (Ex 3,7).

El amor de Dios por su pueblo está imbuido de compasión, hasta el punto que, en esta relación de alianza, lo divino es compasivo, mientras parece que por desgracia lo humano está muy desprovisto de ella, y le resulta lejana. Dios mismo lo dice: «¿Cómo podría abandonarte, Efraín, entregarte, Israel? [...] Mi corazón está perturbado, se conmueven mis entrañas. [...] Porque yo soy Dios, y no hombre; santo en medio de vosotros, y no me dejo llevar por la ira» (Os 11,8-9).

Los discípulos de Jesús demuestran con frecuencia que no tienen compasión, como en este caso, ante el problema de dar de comer a las multitudes. Básicamente dicen: “Que se las arreglen...”. Es una actitud común entre nosotros los humanos, también para las personas religiosas e incluso dedicadas al culto. El papel que ocupamos no es suficiente para hacernos compasivos, como lo demuestra el comportamiento del sacerdote y el levita que, al ver a un hombre moribundo al costado del camino, pasaron de largo dando un rodeo (cf. Lc 10,31-32). Habrán pensado para sí: “No me concierne”. Siempre hay justificaciones; a veces están codificadas y dan lugar a los “descartes institucionales”, como en el caso de los leprosos: “Por supuesto, han de estar fuera, es lo correcto”. De esta actitud muy, demasiado humana, se derivan también estructuras de no-compasión.

Llegados a este punto podemos preguntarnos: ¿Somos conscientes de que hemos sido los primeros en ser objeto de la compasión de Dios? Me dirijo en particular a vosotros, hermanos Cardenales y a los que estáis a punto de serlo: ¿Está viva en vosotros esta conciencia, de haber sido y de estar siempre precedidos y acompañados por su misericordia? Esta conciencia era el estado permanente del corazón inmaculado de la Virgen María, quien alaba a Dios como a “su salvador” que «ha mirado la humildad de su esclava» (Lc 1,48).

A mí me ayudó mucho verme reflejado en la página de Ezequiel 16: la historia del amor de Dios con Jerusalén; en esa conclusión: «Yo estableceré mi alianza contigo y reconocerás que yo soy el Señor, para que te acuerdes y te avergüences y no te atrevas nunca más a abrir la boca por tu oprobio, cuando yo te perdone todo lo que hiciste» (62-63). O en ese otro oráculo de Oseas: «La llevo al desierto, le hablo al corazón. [...] Allí responderá como en los días de su juventud, como el día de su salida de Egipto» (2,16-17).

¿Tenemos viva en nosotros la conciencia de esta compasión de Dios hacia nosotros? No es una opción, ni siquiera diría de un “consejo evangélico”. No. Se trata de un requisito esencial. Si no me siento objeto de la compasión de Dios, no comprendo su amor. No es una realidad que se pueda explicar. O la siento o no la siento. Y si no la siento, ¿cómo puedo comunicarla, testimoniarla, darla? Concretamente: ¿Tengo compasión de ese hermano, de ese obispo, de ese sacerdote? ¿O destruyo siempre con mi actitud de condena, de indiferencia?

La capacidad de ser leal en el propio ministerio depende también de esta conciencia viva. También para vosotros, hermanos Cardenales. La disponibilidad de un Purpurado a dar su propia sangre —que está simbolizada por el color rojo de la vestidura—, es segura cuando se basa en esta conciencia de haber recibido compasión y en la capacidad de tener compasión. De lo contrario, no se puede ser leal. Muchos comportamientos desleales de hombres de Iglesia dependen de la falta de este sentido de la compasión recibida, y de la costumbre de mirar a otra parte, la costumbre de la indiferencia.

Pidamos hoy, por intercesión del apóstol Pedro, la gracia de un corazón compasivo, para que seamos testigos de Aquel que nos miró con misericordia, nos eligió, nos consagró y nos envió a llevar a todos su Evangelio de salvación.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets