Erudito de la Humanae vitae nombrado vicepresidente del Instituto Juan Pablo II

El teólogo que presidió un grupo de estudio del Vaticano sobre la encíclica Humanae vitae en 2017 fue nombrado vicepresidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Roma.

El P. Gilfredo Marengo, profesor del instituto, presidió un grupo de académicos que revisaron los archivos históricos relacionados con la Humanae vitae antes de su 50 aniversario en 2018.

En mayo de 2018, Marengo le dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que la “Humanae vitae es un documento autorizado de la Iglesia Católica y es parte de la tradición. Estamos llamados a acogerlo tal como es y aplicarlo con un plan pastoral inteligente”.

Aunque en los medios especularon que su grupo de estudio tenía la tarea de “actualizar” la Humanae vitae, Marengo rechazó esa idea.

A pesar de ser “la encíclica más discutida en los últimos 50 años”, “no hay necesidad de actualizarla”, dijo el sacerdote.

Lamentando la “polarización” en la Iglesia que rodea a la Humanae vitae, que enseña que la anticoncepción artificial del acto marital es un mal moral, el sacerdote dijo que abordar la división “no se puede resolver imaginando una nueva doctrina o una nueva actividad pastoral, sino yendo más allá de polarización”, aunque no dio más detalles sobre lo que significaría “ir más allá” de la polarización sobre la enseñanza del documento.

El P. Marengo fue alumno del Instituto Juan Pablo II y en 1989 obtuvo uno de los primeros doctorados otorgados por la escuela, al escribir una disertación bajo la guía del ahora Cardenal Angelo Scola, Arzobispo Emérito de Milán. Ha enseñado en el Instituto Juan Pablo II desde entonces.

El sacerdote solicitó una conversación entre teólogos con opiniones diferentes sobre la exhortación apostólica del Papa Francisco de 2015, Amoris laetitia.

El nombramiento del P. Marengo se produce después de meses de controversia en el Instituto Juan Pablo II, fundado en 1983.

La controversia comenzó cuando se emitieron nuevos estatutos o documentos de gobierno para el instituto en julio de 2019.

Los nuevos estatutos se emitieron en respuesta a un anuncio del Papa en 2017 de que legalmente refundaría el instituto para ampliar su plan de estudios, desde un enfoque en la teología del matrimonio y la familia hasta un enfoque que también incluirá el estudio de la familia desde la perspectiva de las ciencias sociales.

Después de los nuevos estatutos, estudiantes, exalumnos y profesores expresaron su preocupación sobre el papel de los miembros de la facultad en la nueva estructura de gobierno del instituto, así como de la reducción de los cursos de teología y la eliminación de algunas disciplinas teológicas. También hubo preocupación por el despido de algunos miembros de la facultad, especialmente el P. José Noriega y Mons. Livio Melina.

Muchos miembros de la facultad dijeron que los estatutos no representaban de manera justa la visión del Papa para refundar el instituto.

En julio, el vicepresidente saliente, P. José Granados, sugirió que hubo un pacto entre los administradores de la universidad que implementan el plan de reestructuración en la escuela, y los miembros de la facultad que se opusieron. No está claro si la discusión entre los administradores y la facultad ha continuado, o qué papel podría desempeñar el P. Marengo en esas discusiones.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets