El Vaticano responde a rumores y niega acuerdo “inminente” con China

El director de la Oficina de Prensa del Vaticano y portavoz del Papa Francisco, Greg Burke, ha negado la firma “inminente” de un acuerdo entre la Santa Sede y la República Popular de China.

Desde hace algunas semanas, los rumores sobre un posible acuerdo han sido constantes, animados además por el hecho de que se trataría de una decisión histórica y marcaría un antes y un después puesto que a día de hoy la Santa Sede no tiene relaciones diplomáticas con este país asiático.

En el comunicado, Burke también apunta que “el Papa Francisco permanece en constante contacto con sus colaboradores sobre asuntos relacionados con China y los pasos de diálogo en curso”.

El pasado 6 de febrero, un diario perteneciente al Partido Comunista de China publicó que un acuerdo entre el gobierno del país asiático y el Vaticano se dará “tarde o temprano”.

El Global Times, que se publica en inglés y chino, dedicó su nota editorial a las negociaciones que se llevan a cabo desde hace algunos años entre China y el Vaticano.

Según informó entonces la agencia internacional Reuters, en el editorial se señala que “Beijing y el Vaticano establecerán relaciones diplomáticas tarde o temprano… El Papa Francisco tiene una imagen positiva en el público chino. Se espera que aliente los lazos entre China y el Vaticano para solucionar los problemas con su sabiduría”.

Aunque muchos aplaudieron entonces el posible cambio de rumbo en las relaciones de ambos estados, el Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen ze-kiun, publicó una carta el 29 de enero en el que mostraba su tristeza y discrepancia por este hecho.

En la misiva que publicó en su sitio web, el Cardenal recordaba que en los últimos días se informó que el Vaticano solicitó a dos obispos su renuncia para permitir que prelados afines el gobierno asuman sus cargos.

En su carta, el Purpurado decía también que “el problema no es la renuncia de los obispos legítimos, sino el pedido de hacer espacio para aquellos ilegítimos e incluso excomulgados”.

“¿Creería yo que el Vaticano está vendiendo la Iglesia Católica en China? Sí, definitivamente, si es que van en la dirección en la que están, según lo que han venido haciendo en los últimos años y meses”, cuestionaba el Cardenal.

Las relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano se rompieron en 1951, dos años después de la llegada al poder de los comunistas que expulsaron a los clérigos extranjeros.

Desde entonces, China únicamente ha permitido el culto católico por medio de la Asociación Patriótica Comunista China, leal al gobierno chino, que rechaza la autoridad de la Santa Sede en el nombramiento de obispos y en el gobierno de la Iglesia.

Los obispos legítimos que permanecen fieles al Papa viven una situación cercana a la clandestinidad, permanentemente asediados por las autoridades comunistas.

Actualmente, todo obispo reconocido por el gobierno chino debe ser miembro de la asociación patriótica, y muchos obispos nombrados por el Vaticano que no son reconocidos o aprobados por el gobierno chino han enfrentado persecución.

Muchos de los obispos aprobados por el Vaticano en China se están acercando a la edad de 75 años, cuando deben presentar su renuncia, y muchos otros han muerto, mientras que pocos sucesores han sido nombrados, generando preguntas sobre si el acuerdo podría estar cerca.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets