Obispos de Puerto Rico lanzan mensaje de esperanza a víctimas de huracanes

SAN JUAN, 29 Sep. 17 / 02:08 pm (ACI).- La Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP) difundió una carta titulada “Puerto Rico: Derribados, pero no aniquilados” para dar un mensaje de esperanza a los fieles tras la devastación y el sufrimiento que dejaron los huracanes Irma y María en su paso por la isla.

En la misiva, publicada el 27 de septiembre, los Obispos expresaron que “nos llena de dolor y sufrimiento, especialmente, al ver tanto llanto y angustia en los rostros humanos de nuestro pueblo”.

El huracán Irma pasó el 6 de septiembre por el norte de Puerto Rico, aunque no impactó de lleno el territorio. Sin embargo, el miércoles 20 el huracán María -de categoría 4-, golpeó la isla, dejando hasta el momento 16 muertos y ocasionando el corte de servicios básicos como el agua y la electricidad, así como la escasez de gasolina y alimentos.

Sin embargo, los obispos puertorriqueños destacaron que la población haya respondido “a la exigencia de la situación, guardando en la medida, el orden y el respeto por el prójimo, la ley y la propiedad ajena”.

Agregaron que “delante del panorama que encontramos, no podemos ser testarudos y no ver la responsabilidad que todos tenemos sobre el cambio climático. Entendemos que no podemos actuar como antes y continuar así”.

En ese sentido, indicaron que la única forma de “renacer” es aferrándose al “amor de Cristo”. “De su cruz y de su dolor renace nuestra esperanza. De nuestro dolor en estos momentos”, precisaron.

En ese sentido, ante el desastre la CEP recomendó a los fieles puertorriqueños adoptar tres actitudes: “reconstruir, redescubrir y tener un reencuentro con Jesús”.

Los obispos destacaron que no solo hay que preocuparse por reconstruir las casas, las iglesias o las carreteras, sino también “aquellas ruinas que no nos permiten crecer como pueblo y progresar como nación”.

“Superemos las barreras, el egoísmo y las divisiones que puedan existir entre nosotros y nos unamos a reconstruir nuestra patria, en la que brillen los bellos valores, nobles y cristianos que habitan en nuestros corazones y brotan de nuestra identidad”, destacaron.

Respecto a la necesidad de redescubrir, recordaron que el poeta José Martín Antonio Gautier dijo que Puerto Rico era “La Perla de los mares”.

Recordaron que cuando se siente amenazada, la ostra segrega nácar que con el tiempo se convierte en una perla. “Tenemos el reto de convertirnos en ese nácar protector, sanador y restructurador para que la belleza de nuestra patria, sus montañas, campos, ríos, mares y ciudades, brillen nuevamente”, señalaron.

“Que sea este momento un nuevo comienzo para redescubrir la belleza y el tesoro de nuestra tierra”.

En ese sentido, afirmaron que en medio de las dificultades, “Jesús sale a nuestro encuentro, calma la tempestad y nos dona confianza. Nos invita a caminar hacia Él, nos toma de la mano y no va a dejar que nos hundamos, para que podamos decir: ‘Por todas partes nos aprietan, pero no nos aplastan’”.

“En estos días, donde los recursos básicos escasean, especialmente la luz y el agua, permitámonos entrar en oración personal y comunitaria con el Señor”, prosiguieron y pidieron no olvidar “encontrarlo y tocar su carne en los gestos de solidaridad con aquellos hermanos y hermanas necesitados”.

“Recordemos que la impaciencia, la intolerancia, el oportunismo, la violencia, la falta de civismo y la delincuencia amenazan con hacer más difícil, más dolorosa y más lenta nuestra recuperación”, manifestaron.

“A veces estas actitudes reprobables nos azotan con más y con más intensidad que los huracanes mismos”, agregaron.

Por otro lado, los prelados invitaron a colaborar económicamente con las diócesis más afectadas y aseguraron sus oraciones por todos los afectados y las víctimas.

También agradecieron a las autoridades locales por su preocupación y a todos los que han colaborado en las labores de rescate.

Ricardo Rosselló, el gobernador de este territorio no incorporado a Estados Unidos, dijo a los medios locales que este ciclón es “la mayor catástrofe de Puerto Rico en su historia contemporánea en términos de los daños a la infraestructura".

La agencia Reuters recogió información del Enki Research, que estimó que el ciclón ha dejado en total unos 30 billones de dólares pérdidas materiales.

Para leer el comunicado completo haga clic AQUÍ.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets