VIDEO Y FOTOS: Estos niños iraquíes han perdido todo excepto la fe

ERBIL, 10 Abr. 16 (ACI).- En el año 2014, cuando el Estado Islámico tomó las ciudades iraquíes de Mosul y Qaraqosh huyeron unos 120 mil cristianos. En este grupo había casi seis mil niños que perdieron sus hogares, escuelas, amigos y se vieron obligados a cambiar su estilo de vida. Pero no han perdido todo y lo que les queda es cada vez más fuerte: la fe.

Para que esta se mantenga viva, una misionera francesa de nombre Carin ha desarrollado un plan de catequesis donde, aparte de enseñar a orar a los niños, también les da la oportunidad de “encontrarse personalmente con Jesús, dar y recibir su amor”.

Según explicó a ACI Prensa, Carin dicta sus catequesis una vez a la semana en la escuela dirigida por las hermanas dominicas de Santa Catarina de Siena en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí, donde colabora como voluntaria.

Al colegio asisten cerca de 600 niños y este se mantiene gracias a las donaciones de organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) y Catholic Near East Welfare Association (CNEWA).

La mayoría de los alumnos, incluyendo a las religiosas, viven en los llamados “contenedores” en el campo de refugiados ubicado en el barrio de Ankawa.

Antes de iniciar las catequesis, Carin reúne a los niños fuera de la capilla para “preparar su corazón”. Al entrar hacen una oración para pedir a Jesús y al Espíritu Santo que estén presentes.

Después hacen una adoración de 15 minutos al Santísimo Sacramento para que “puedan experimentar el silencio y en él encontrarse con Jesús”.

Luego leen un pasaje del Evangelio. Carin explicó que, de ese modo, Jesús “les habla directamente” y que cuando terminan conversan “sobre cómo podemos vivir el Evangelio en la vida cotidiana, porque para ser cristiano no sólo está la capilla sino que continuamos en el campo”.

Al terminar piden “por el mundo que queremos tener” y hacen una oración a María. También se les deja una tarea, que consiste en “poner en práctica lo aprendido” en casa.

Carin es misionera desde hace ocho años. En septiembre del año pasado visitó durante dos semanas la escuela en Erbil y al terminar su estadía les propuso a las hermanas dominicas su plan de catequesis.

Las religiosas lo aprobaron y la invitaron para que regrese y se quede en Erbil durante seis meses. Ella está ahí desde enero y se mudará en junio cuando termine el año escolar.

Actualmente vive en el campo de refugiados en uno de los contenedores que le proporcionaron las hermanas dominicas. Sobre las condiciones de vida, comentó que no tiene ningún inconveniente. “La providencia se encarga de mí”, afirma.

Carin decidió ser misionera luego de convertirse a los 25 años. “Yo viví 25 años sin Dios. Empecé mi vida sin Dios”, manifestó. Ella quiso entregar su corazón a su Padre Celestial “y por eso soy misionera. Dejé mi vida para darla por Dios”.

La misionera francesa también colabora con las hermanitas de Jesús que realizan su apostolado en uno de los campos de refugiados.

Cada día, llevan el Santísimo Sacramento al campo para que todos los que están ahí tengan la oportunidad de orar. Carin explicó a ACI Prensa que el propósito de esta acción es “llevar esperanza, porque la gente está muy cansada…ha pasado mucho tiempo y ahora eso es lo que necesitan”.

Añadió que “cuando no podemos hacer nada a nivel humano es mejor entregárselo a Jesús y es ahí cuando Jesús trabaja. Es así”.

Traducido por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

[VIDEO] Esta niña cristiana de Irak perdonó al Estado Islámico: Así es su vida ahora https://t.co/xaoMBiUPaK

— ACI Prensa (@aciprensa) 31 de marzo de 2016
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets