Reflexiona con una meditación del retiro de Cuaresma del Papa Francisco y la curia del Vaticano


ROMA, 24 Feb. 15 / 10:24 am (ACI ).- El Papa Francisco y los miembros de la Curia Romana continúan sus ejercicios espirituales de Cuaresma en la Casa Divino Maestro, ubicada en la localidad italiana de Ariccia, a 40 kilómetros de Roma.


En la segunda jornada de este retiro, el sacerdote carmelita P. Bruno Secondin, a cargo de las predicaciones, propuso una lectura pastoral del profeta Elías sobre el tema “Servidores y profetas del Dios viviente”.


La recomendación de estar en la “escuela de la misericordia”, como Elías y su ejemplo de llevar una vida de periferia, fue el centro de la primera meditación de este lunes, después de la celebración eucarística sobre el tema: “Ve al Oriente, escóndete: regresa a tus raíces”


El predicador, informa Radio Vaticana, reflexionó sobre el primer libro de los Reyes y sobre esto sugirió algunas preguntas para el examen de consciencia personal. Con la recomendación de “meditar la palabra de Dios” y encontrar en ella una “grande riqueza”, dijo que es necesario hacerse discípulos, dejándose plasmar y no distrayéndose. De este modo se podrá vivir la experiencia del retiro como una sinfonía, una verdadera inmersión”, como para ser “involucrados y absorbidos por la propuesta de la Escritura".


El sacerdote pidió no seguir la meditación con un orden cronológico, sino proceder como hace la Escritura, es decir “por los grandes escenarios”, proponiendo “una lectura pastoral y sapiencial” de la historia de Elías. Es un cara a cara con un profeta que “camina y no tiene una sede estable”: un hombre que “se mueve para hacer” y en este sentido, un “buen compañero de viaje” en tantas experiencias de purificación personal.


Prosiguiendo con la lectura de Elías, el predicador resaltó “la geografía”, en la cual actúa el profeta: él, combate diferentes frentes, y se mueve hacia los centros del poder, pero sobre todo hacia las periferias. Porque Elías nos lleva alas periferias y las fronteras geográficas y existenciales”, haciendo frente también a programas más interiores”. No se olvida, añadió, “la fragilidad y la vulnerabilidad” de Elías.


El Padre Secondin resaltó que para comprender plenamente la misión del profeta, se necesita tener en cuenta el contexto histórico. Y por eso está considerado su ser originario de una “zona periférica, con una religiosidad tradicional y de menor bienestar”.


Su “rabia”, su fuerte reacción, explicó el predicador, nacen de la constatación de la “depravación religiosa y social” creados por los nuevos escenarios introducidos en Israel en los sistemas de comercio, de defensa militar, pero también en el campo de la agricultura. Novedad que han producido bienestar y algún “vértigo” de más. Y aquí también se añade la llegada de nuevos personajes que terminan por aturdir al pueblo.


Ante esta situación de “progresiva depravación y de pérdida de identidad moral y religiosa”, el Dios viviente –que no es un “simulacro” – termina por ser considerado bueno, sólo para la gente “atrasada”. Por esto la dura reacción de Elías, que amenaza al pueblo, sin ser enviado por Dios.


Entonces Dios se hace sentir, diciendo a Elías que se vaya. La realidad, recordó el sacerdote, es que “Elías no sustituye a Dios pero debe ser conducido por su palabra”, debe “escuchar, obedecer” y “dejar que Dios sea el único Dios”.


Le pide “tomar distancia, ir a contracorriente, vivir en soledad, para purificarse, “reencontrar la propias raíces” y tomar “las razones de la propia fidelidad”.


El presbítero explicó asimismo que “Elías, actuando a su manera, termina en problemas”, pero sus aventuras son auténticas cuando la palabra de Dios lo guía. Y también el encuentro con la viuda de Saripta nos recuerda, que “también los pobres nos evangelizan”.


El objetivo es “hacer del amor de Dios el centro de la propia existencia”, sin buscar hacer precipitadamente las cosas”, queriendo ir por el resultado inmediato: cuenta el fiarse de Dios.


Para finalizar, el sacerdote propuso algunas preguntas que surgen de la actitud de Elías: ¿Perdí la paciencia en algún momento?, ¿Hablé claro o por las espaldas, murmurando y alimentando habladurías?, ¿Conozco la vida de la periferia o me gusta estar en el centro de las atenciones y en los honores?


Además de otras preguntas, el predicador pidió estar atentos ante el hecho de las religiones sincretistas, que pretenden juntar un poco de todo.


Etiquetas: Cuaresma, Papa Francisco, Ejercicios espirituales



Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets