¿Sabías que Papa Francisco inició su viaje a Turquía en la fiesta de un mártir local?

ANKARA, 28 Nov. 14 (ACI).- El Papa Francisco llegó este viernes a Turquía con el objetivo principal de seguir impulsando el diálogo ecuménico con el Patriarca Bartolomé y en el marco de la fiesta de San Andrés –hermano de San Pedro y fundador de la Iglesia en Constantinopla– que se celebra el 30 de noviembre; sin embargo, el inicio de este viaje ha coincidido con la fiesta de un mártir local: el joven monje San Esteban.

San Esteban nació en Constantinopla y es uno de los más famosos mártires de la persecución iconoclasta. Cuenta la historia que cuando tenía quince años, sus padres lo confiaron a los monjes del antiguo monasterio de San Auxencio, cerca a Calcedonia.


Tiempo después, cuando falleció el Egúmeno (Abad) Juan, Esteban elegido su sucesor. El monasterio consistía en una serie de celdas aisladas desperdigadas en la montaña. En ese sentido, el nuevo abad se estableció en una cueva de la cumbre, donde se dedicó a la oración y a copiar libros antiguos.


En aquel tiempo, siglo VIII, gobernaba el emperador Constantino V Coprónimo, que había decidido continuar la guerra a las imágenes declarada por su padre León III Isáurico.


Ante la oposición de los monjes, el emperador decidió tomar preso a Esteban, dada la gran influencia del joven abad.


Esteban fue encarcelado y enjuiciado en un monasterio de Crisópolis. Al trato cortés siguió la brutalidad. El joven –que se había opuesto al sínodo convocado por Constantino V en Hiera– preguntó cómo se atrevían a calificar de ecuménico un concilio que no había sido aprobado por los otros patriarcas y el Papa, y defendió tenazmente la veneración de las sagradas imágenes. Esto le costó ser desterrado a la isla de Proconeso.


El emperador ordenó dos años después que el abad fuera llevado a una prisión de Constantinopla.


Días después compareció ante el emperador, quien le preguntó si creía que pisotear una imagen era lo mismo que pisotear a Cristo. Esteban replicó: "Ciertamente que no". Pero en seguida, tomando una moneda, preguntó qué castigo merecía el que pisoteara la imagen del emperador que había en ella. La sola idea de ese crimen provocó gran indignación.


Entonces Esteban preguntó: "¿De modo que es un crimen enorme insultar la imagen del rey de la tierra y no lo es arrojar al fuego las imágenes del Rey del cielo?". Esto desató la ira de Constantino V Coprónimo, que lo condenó a ser azotado; sin embargo, sin que mediara orden del emperador, San Esteban fue asesinado por unos oficiales en el palacio de Constantinopla en el año 764.


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets